Murray festejó con un título en Roma

Edición Impresa

En el día de su cumpleaños, Andy Murray se tomó revancha de su derrota en Madrid hace una semana y venció a Novak Djokovic por 6-3 y 6-3 en la final del Masters 1000 de Roma. El escocés, que ayer cumplió 29 años, regresará hoy al número dos del ranking mundial gracias a su triunfo sobre el polvo de ladrillo del Foro Itálico, donde el serbio perdió la primera de las seis finales que disputó en 2016.

El británico, que celebró el título apagando las velas de una torta de cumpleaños preparada por la organización del torneo italiano, tuvo palabras de elogios para su rival. "Felicitaciones para Novak por otra gran semana", dijo Murray. Y agregó: "Estuve en una buena racha en las últimas semanas". Algo frustrado, Djokovic se mostró irascible durante el partido y discutió airadamente con el juez de silla, a quien se quejó del estado de la cancha.

El serbio protestó continuamente al considerar que las líneas estaban resbaladizas por la lluvia caída sobre la capital italiana, aseguró que se había torcido tres veces el tobillo y pidió que el juego se detuviera. El número uno del mundo llegó, además, al partido con un desgaste de energía mucho mayor que su rival, después de derrotar en un duro partido de cuartos de final a Rafael Nadal y jugar una semifinal ante Kei Nishikori que duró más de tres horas y terminó tarde en la noche del sábado.

Por el lado femenino, la estadounidense Serena Williams, número uno del mundo, romió una racha de nueve meses sin títulos y se coronó tetracampeona de Roma, al vencer a su compatriota Madison Keys (N°24) por 7-6 (5) y 6-3, en una hora y 24 minutos, y lució lista para defender su título de Roland Garros, que comenzará el próximo domingo.

Dejá tu comentario