N. York dará documentos a “sin papeles” de la ciudad

Edición Impresa

Nueva York - El alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio, anunció ayer que la ciudad creará un documento de identidad para sus habitantes sin papeles, una iniciativa que les permitirá realizar trámites legales y financieros, y que busca sacar "de las sombras" a medio millón de indocumentados mientras Estados Unidos sigue debatiendo su reforma migratoria.

"La ciudad de Nueva York es el hogar de todos los que vivimos aquí. No dejaremos que ninguno de nuestros residentes viva en la sombra", dijo De Blasio en español durante su discurso del estado de la ciudad, en el que presentó las grandes líneas de su acción de Gobierno para 2014.

"Protegeremos al casi medio millón de neoyorquinos indocumentados cuyas voces a menudo no son oídas. Alcanzaremos a todos, sin importar su estatuto inmigratorio, emitiendo documentos de identificación para todos los neoyorquinos este año", agregó.

La iniciativa, largamente aplaudida por el auditorio presente en una universidad de Queens, busca que todos los neoyorquinos puedan acceder a "cuentas bancarias o alquileres", algo que les está vedado en caso de no tener una identificación legal.

Reforma migratoria

De Blasio, que fue electo como alcalde con el apoyo masivo de las comunidades latina y negra, asumió el cargo el 1 de enero sucediendo a Michael Bloomberg, un fuerte defensor de una reforma migratoria en Estados Unidos, pero que nunca fue tan lejos como para ofrecer un documento de identidad local a los neoyorquinos ilegales.

En los últimos años, otras muchas ciudades aprobaron ese tipo de identificación, entre ellas Los Ángeles, San Francisco, Oakland, Washington y New Haven.

En 2007, el entonces concejal demócrata de Nueva York, Hiram Monserrate, presentó una iniciativa para otorgar carnés de identidad a indocumentados, pero no fue aprobada.

El anuncio del alcalde demócrata tiene un particular significado en medio del interminable debate en el país para aprobar esa reforma que regularizaría la situación de 11 millones de inmigrantes. El tema sigue trabado en la Cámara de Representantes, de mayoría republicana, a pesar de que en un esfuerzo bipartidista el Senado aprobó en junio pasado un proyecto.

En otra clara señal a las minorías de la ciudad, De Blasio insistió, además, en la decisión de su administración de reducir los polémicos controles y registros callejeros de la Policía que afectan sobre todo a latinos y negros.

"Respetaremos igual protección ante la ley para todos los neoyorquinos, sea cual fuere su origen", dijo, recordando el reciente acuerdo para resolver de manera amistosa una demanda judicial contra la Policía de la ciudad por esos controles, considerados anticonstitucionales por un tribunal de primera instancia.

Durante su discurso, De Blasio volvió sobre dos promesas centrales de su campaña electoral: las viviendas asequibles y un jardín de infantes gratuito y universal a partir de los cuatro años.

Agencias AFP y EFE

Dejá tu comentario