“Necesitamos de muchos Chevrones en Argentina”

Edición Impresa

El presidente de YPF, Miguel Galuccio, dejó al descubierto en la reunión del Consejo de las Américas las dificultades en las que se encuentra debido al contexto político del país. Un año atrás ante el mismo auditorio planteó la necesidad de encontrar socios para desarrollar Vaca Muerta y surgieron dudas de que los consiguiera. Ahora que firmó una asociación con la petrolera estadounidense Chevron para un área que en principio abarca 20 kilómetros cuadrados, "de pronto -dijo-, Chevron es el nombre de la soberanía energética argentina, eso es un insulto a la inteligencia de los argentinos o, por lo menos, a mi inteligencia".

También pidió seriedad a la opinión pública y "a los que escriben en un diario", y sostuvo: "Démosles a las compañías que quieren invertir en el país la bienvenida, porque necesitamos mucho más de ellas". En su opinión, "necesitamos de muchos Chevrones en la Argentina si queremos acelerar el desarrollo de Vaca Muerta".

También se refirió "a las cosas o mitos que se dicen y que no tienen sentido" sobre el desarrollo de los recursos no convencionales. Descartó la posibilidad de contaminación del agua. Dijo que "el agua dulce -la única que se considera recurso hídrico- se encuentra a 50 o 100 metros de profundidad, y Vaca Muerta está entre 3.000 y 4.000 metros, lo que significa que la física no permite la contaminación porque hay una columna de 2.500 metros entre una y otra formación".

Admitió que hay un gasto de agua, aunque también afirmó: "Hace muchos años que fracturamos pozos convencionales y usamos agua para estimular producción". En su opinión, la principal preocupación medioambiental en la Argentina en los próximos 10 años, cuando haya un desarrollo masivo del no convencional, será el manejo de los residuos.

Galuccio dijo que a un año de su primera presentación el Consejo de las Américas, la actividad en "shale oil" aumentó el 375% y la producción, el 275%, pasando de 11 equipos en 2011 a 19 en la actualidad. "En Añelo no alcanzan las camas para dormir, se usa la cama caliente, doce horas por hombre", dijo para graficar el cambio que se está generando en la zona.

También expresó que después de la primera etapa en Loma Campana que implica un piloto con unos 100 pozos, el desarrollo de todo el "cluster", con alrededor de 390 kilómetros cuadrados y más de 1.500 pozos, puede permitir una producción de 50.000 barriles por día, "aproximadamente la producción actual de Neuquén". También mencionó que para pasar a la segunda etapa, todavía hay que ver si Chevron continúa.

Galuccio también puso énfasis en que YPF tiene un "rol fundamental" en el desafío energético de la Argentina, "pero tiene que ser acompañada por el resto de la industria". Afirmó que "la producción de hidrocarburos sigue cayendo y no sigue cayendo por YPF", y que el objetivo es "disminuir esa brecha que tenemos entre lo que producimos y lo que importamos, que son divisas que transferimos al exterior y que no dejan nada para el país en términos de puestos de trabajo".

Dejá tu comentario