Nuevo cruce con YPF: ahora por la importación de gasoil

Edición Impresa

El Gobierno salió nuevamente ayer a cuestionar a YPF, en este caso por la importación de gasoil y el abastecimiento del mercado interno. Cronológicamente este episodio puntual incluye cartas de la petrolera al ministro de Economía, el secretario de Comercio, la presidenta del Banco Central y al secretario de Energía, afirmando que está teniendo restricciones en el mercado cambiario, y que esto afecta la importación de productos claves para su operación y amenaza las compras de gasoil en el exterior que tiene previsto la compañía para este año.

Frente a esto, el ministro Julio De Vido declaró que «una empresa que el año pasado remitió utilidades por u$s 1.200 millones diga que no tiene divisas para importar, suena por lo menos irrisorio», con lo que volvió al origen del conflicto con la petrolera. Esto es, la remesa de utilidades aprobada en noviembre en plena crisis cambiaria que fue objetada por el representante del Estado en el directorio de la compañía, y el malestar que causa en el Gobierno la creciente importación de combustibles y gas por la pérdida de divisas que genera.

De Vido agregó que «el Estado tiene todas las herramientas para garantizar la necesidad de combustibles que no cubran las empresas a pesar de que tienen la obligación de hacerlo», y recordó que «esta situación nos llevó el año pasado a tener que importar u$s 9 mil millones».

El ministro también aseguró que «estos incumplimientos de las petroleras que en lugar de importar deberían cubrir la demanda con producción local, son los que llevaron a un grupo de gobernadores, a exigir la plena producción de los yacimientos, porque no podemos seguir perdiendo divisas debido a que las empresas no cumplen sus obligaciones de abastecer el mercado».

Planteada la situación en esos términos, pareciera que el Gobierno está buscando que los accionistas de YPF -la española Repsol y el grupo local Eskenazi- volvieran a ingresar dólares al país para cubrir las importaciones, porque aun con la intervención y el seguimiento de los gobernadores no se ve posible que una mayor inversión tenga resultado inmediato como para cubrir el faltante de gasoil en el mercado interno a partir de abril.

Por su parte, el secretario de Energía, Daniel Cameron, respondió la carta de YPF sobre restricciones en el mercado cambiario, expresando que si la empresa «se encuentra en la obligación de importar combustibles para abastecer su demanda, es consecuencia de que su producción de petróleo descendió por causas que serían imputables a YPF y que esta secretaría se encuentra analizando».

Añadió que «YPF postergó las inversiones necesarias para ampliar y modernizar sus instalaciones de refinación, de modo de estar en condiciones de incrementar la capacidad de producción y lograr combustibles de las calidades» que exige la normativa vigente. Esto último refiere a que YPF estaría teniendo sobre todo dificultades con el gasoil de más calidad.

Según Cameron, «hoy se observa que YPF se encuentra refinando combustibles en un nivel de carga que está por debajo de su capacidad total, situación que preocupa a esta secretaría, ya que la cuestión no se inscribe en la supuesta problemática» a que se refiere la empresa (las dificultades para conseguir dólares).

En la nota remitida a Cameron, YPF indicó que «ya se nos ha impedido cancelar en tiempo y forma financiaciones de operaciones de comercio exterior obtenidas en los mercados internacionales, y de no remediarse esta situación, YPF podría ver a futuro imposibilitadas sus operaciones de comercio exterior». Puntualizó también que «de no contar con una pronta solución, podría verse afectado el normal suministro de combustibles a los diferentes mercados».

Por tener una participación superior al 60% en el mercado de gasoil y estar obligada a incrementar cada año la oferta de ese combustible según la evolución del PBI, YPF es la petrolera que más importaciones realiza, por lo cual el abastecimiento se vería en dificultades, si no hay por lo menos una tregua entre las partes. Según YPF «se ve impedida de concretar contrataciones y asumir nuevos compromisos, debido a la imposibilidad de conocer con certeza si al momento de su pago podrá acceder al mercado de cambios y contar con las divisas necesarias».

Dejá tu comentario