Oficial: lenta caída del empleo durante últimos cinco meses

Edición Impresa

Por el efecto de la devaluación, las intenciones de creación de puestos de las empresas en los próximos 3 meses se ubican en los niveles más bajos desde 2014. Aun así hay 148.000 puestos más que en 2017.

El escenario laboral del primer semestre del año recibió el impacto de la crisis económica, aunque todavía el Gobierno puede mostrar algunos datos a favor. La Encuesta de Indicadores Laboral (EIL) realizada por el Ministerio de Trabajo entre 3.228 empresas, mostró que el empleo bajó el 0,1% respecto del mes anterior. Si bien, cuando se compara con igual mes del año pasado se mantiene un número positivo (0,3%), lo cierto es que ese indicador muestra "por quinto mes consecutivo una variación negativa". Dicho de otro modo, aunque en pequeñas escalas, se han ido perdiendo puestos de trabajo en lo que va del 2018.

Según indican los datos oficiales, la Construcción fue el sector que mayormente recibió el impacto de las medidas del Gobierno de recorte de algunas obras públicas, como así también, el freno de obras privadas como consecuencia de la devaluación. El empleo en ese sector bajó 1,6%, respecto de mayo. Le siguieron la Industria y Comercio y Restaurantes, ambas con el 0,3%, al igual que servicios financiero. La logística, que incluye al transporte, el almacenaje y las comunicaciones, bajó 0,2%, mientras que los servicios comunales y personales se mantuvieron estables.

Las expectativas de que se revierta este escenario en el corto plazo no parecen alentadoras. El informe indica que el 7,8% de las empresas tiene expectativas de aumentar su dotación en los próximos tres meses, mientras que el 6,7% tiene expectativas de disminuirla en el mismo lapso. La diferencia de 1,1% sigue arriba, pero es notoriamente más baja que casi el 6% que había en febrero. Niveles de ese tipo se vieron en ese mismo mes de 2014 con la devaluación de Axel Kicillof. Desde octubre de ese año el indicador no bajaba de 3%.

Por otro lado, el reporte reconoce que a lo largo del país, desde febrero de este año "se sigue observando un sostenido descenso en las incorporaciones y desvinculaciones de personal". Desde el segundo mes, la tasa de entrada (que mide ingresos sobre total de plantilla de personal) es menor a la tasa de salida (desviculaciones sobre total de plantilla).

En tanto, en la comparación interanual sigue habiendo más empleo que el año pasado. Según las diferentes regiones: Santa Fe (2,9%), Rosario (2,5%), Jujuy (1,8%) Bahía Blanca (0,6%), Mendoza (0,3%), Tucumán (0,2%), Gran Buenos Aires (0,2%) y Resistencia (0,1%). Los que presentaron variaciones interanuales negativas fueron Mar del Plata (-2,1%), La Plata (-0,9%), Córdoba (-0,4%) y Paraná (-0,3%).

Por otra parte, el empleo entre las empresas entre 10 y 49 empleados presentó un aumento interanual de 0,2% y las grandes de 0,7%, mientras que las empresas medianas de 50 a 199 experimentaron una reducción interanual de 0,1%.

A pesar de que tanto el empleo como las intenciones de contratar de las empresas mostraron bajo dinamismo, el Gobierno todavía puede mostrar algunos datos positivos. En mayo de este año Trabajo reportó un total de 12.255.600 trabajadores en blanco. Eso implica que en el quinto mes había 148.400 personas trabajando más que en el mismo período del 2017. La cifra representa un crecimiento del 1,2%. El dato indicaría que a pesar de que se va registrando una pérdida de puestos de empleo, no alcanzó todavía a limar lo que se ganó anteriormente. En términos netos, con relación a abril cayeron 27.200 puestos, lo cual representa una merma del 0,2% intermensual.

Del total de trabajadores en blanco 8,690.500 son del sector privado, 3.150.900 del Sector Público y 414.300 son monotributistas sociales. A grandes rasgos, los que más crecieron fueron estos últimos con un absoluto de 26.500 y un incremento del 6,8% interanual. El Sector Público creció en 16.500 empleados (0,55) y el Privado mejoró en 105,200 (1,2%).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario