Papademos, nuevo premier de Grecia, asegura el ajuste que pide Europa

Edición Impresa

Atenas - Grecia tiene desde ayer un nuevo primer ministro, el economista Lucas Papademos, y un Gobierno de unidad nacional para aplicar los duros recortes asociados al segundo rescate financiero del país y, luego, convocar elecciones anticipadas.

Papademos, un exvicepresidente del Banco Central Europeo y exgobernador del Banco de Grecia, de 64 años, fue designado tras cuatro jornadas de discusiones bizantinas entre el primer ministro saliente, el socialista Yorgos Papandréu, y el jefe de la oposición conservadora, Antonis Samarás.

Antes, Papandréu se había visto obligado a dimitir, tras haber anunciado unilateralmente la convocatoria a un referendo -luego descartado- sobre el plan de rescate y las medidas de ahorro comprometidas, que desencadenó un terremoto político en la UE.

En las discusiones de estos últimos días, los reparos de los conservadores a involucrarse en un Ejecutivo que tendrá que tomar decisiones impopulares y el descrédito de Papandréu en sus propias filas provocaron un ir y venir de rumores, candidatos y retrasos, mientras los socios europeos advertían a Grecia de las consecuencias de tanta confusión.

El primer mensaje de Papademos fue claro: «El nuevo Gobierno es un Gobierno de transición, encargado de aplicar el acuerdo del 26 octubre y las políticas que se derivan de él», en referencia al pacto de la eurozona que presta 130.000 millones de euros a Grecia y perdona la mitad de su deuda a cambio de duras medidas de ahorro.

Poco después, la Unión Europea le pidió «un mensaje fuerte de compromiso» para «demostrar que hará todo lo necesario» para dejar atrás la crisis y superar el enorme endeudamiento de su país.

Papademos había declarado previamente que «la permanencia de Grecia en la eurozona es un factor de estabilidad financiera y garantiza mejores perspectivas para el desarrollo del país».

Tras recordar que no es un político, subrayó que aceptó el cargo porque «todos deben contribuir» para sacar a Grecia de la «encrucijada» en la que está su economía.

«El camino será difícil. Pero los problemas se resolverán más fácilmente y con más eficiencia si hay colaboración y cohesión», advirtió.

Papademos declaró que no puso «ninguna condición a los líderes políticos» para la formación del Gobierno, en el que se espera se mantengan algunos ministros del gabinete socialista saliente y no se descarta que se incorporen algunos propuestos por los conservadores de Nueva Democracia.

Este Ejecutivo de coalición estará activo al menos cien días, aunque su duración exacta aún no se conoce.

El nuevo jefe de Gobierno no ha mencionado ninguna fecha para la celebración de elecciones anticipadas, pero indicó que tendrán lugar según lo acordado hace cuatro días entre los líderes conservador y socialista, que se refirieron al próximo 19 de febrero.

Lucas Papademos y su equipo jurarán sus cargos hoy ante el presidente del país, Carolos Papulias.

Luego, en una fecha aún no fijada, el nuevo Gobierno tendrá que recibir el visto bueno del Parlamento.

Aparte de los dos grandes partidos, la formación de extrema derecha LAOS también ha bendecido el nombramiento de Papademos.

Entre los partidos con presencia parlamentaria, sólo el comunista KKE y la coalición de izquierda Syriza rehusaron participar en las negociaciones para consensuar un nuevo primer ministro.

Los comunistas llamaron incluso a crear un frente popular contra lo que denominan «la coalición negra que encabeza Papademos».

Desde el núcleo central de la UE, la canciller alemana, Angela Merkel, aseguró el apoyo de su país al nuevo Gobierno para que «Grecia tome rápidamente el buen camino».

Agencias EFE, DPA, AFP y Reuters

Dejá tu comentario