Para Kicillof, bancos “quedaron calentitos”

Edición Impresa

Axel Kicillof, embistió ayer contra los bancos privados asegurando que "deben estar bastante calentitos", porque la emisión de deuda en dólares se hizo "sin las entidades financieras", ante la colocación del martes pasado del Bonar 24 por unos u$s 1.415 millones bajo legislación argentina, y tras recibir ofertas que triplicaron la suma inicial licitada, a una tasa del 8,956%, considerada alta por el mercado. "Los bancos deben estar bastante calentitos porque se quedaron sin comisiones" al no participar de la licitación, señaló Kicillof. En declaraciones formuladas desde Rusia, donde acompañó a Cristina de Kirchner en su gira oficial, el ministro destacó que la Argentina fue "a buscar 500 millones de dólares y tuvimos una oferta por más de 1.900 millones". "Decían que a Kicillof no le prestaba ni la esposa. Antes decían que no nos prestaban y ahora dicen que nos prestan caro. Están cansados de correr el arco", dijo el funcionario afirmando además que "los inversores saben que vamos a pagar el Boden 15 tranquilamente, los medios son los que generan opinión de que no". A su criterio, "se había instalado la idea de que, por la pelea con los buitres, supuestamente la Argentina está descolgada del mundo y no teníamos acceso al mercado de crédito internacional de bonos. El mito de que no hay financiamiento para el país es lo primero que se cayó. El ministro recordó que los fondos buitre y las calificadoras internacionales habían "boicoteado y piqueteado" la colocación de deuda del martes pasado.

Kicillof habló ayer además sobre Rusia, asegurando que el país "necesita una alianza estratégica" con ese Estado, para enfrentar así un "panorama sombrío" a nivel internacional. "Ante un panorama sombrío es necesaria la alianza estratégica entre la Argentina y Rusia, entre países que abogan por el multilateralismo en las relaciones internacionales y por políticas económicas diferentes", enfatizó el funcionario. Sobre las recientes estimaciones del FMI, el ministro advirtió que "en abril hemos tenido la primera revisión a la baja (de las proyecciones para 2015) y no se espera que crezca más del 3,5 por ciento el PBI mundial". Señaló que "la crisis que se inicia en el mundo más desarrollado ahora está llegando a la periferia del planeta, a las economías emergentes, y si esto es así, esa crisis que se inicia en Estados Unidos termina descargándose sobre las espaldas de los pueblos más pobres del mundo".

"El tren de la crisis llega a la estación de los países menos desarrollados, y si eso es así, probablemente no encontremos ninguna reacción paliativa de parte de los organismos multilaterales de crédito ni de las grandes potencias", enfatizó. Kicillof disertó en un foro de negocios en Moscú, ante empresarios argentinos y rusos, en el marco de la visita oficial a Rusia, que encabeza la presidente Cristina de Kirchner.

El jefe del Palacio de Hacienda destacó la "política económica distinta, de redistribución de la riqueza", que lleva adelante el Gobierno.

"Con tres medidas, inversión para acabar con exclusión social, en infraestructuras y reestructuración de la deuda, se ha pasado a tener una deuda de sólo el 40% del PBI. Nos emancipamos de las cadenas de las decisiones de los centros financieros", destacó el ministro.

Kicillof sostuvo que con esas políticas el país logró superar la grave situación de 2003 cuando la deuda externa era equivalente al 166% del producto bruto. Pero alertó: "La crisis económica global que comenzó en 2008 continúa evolucionando", y llega a los países emergentes, por lo cual no habrá ninguna reacción paliativa de los organismos de crédito internacionales ni de los países desarrollados".

Dejá tu comentario