Paredes de ilusión

Edición Impresa

Era clásico bisagra para ambos. Una victoria de Boca le daría impulso a su candidatura por el torneo Inicial. Para Racing hubiera significado una plataforma definitiva para pelearle mano a mano a Vélez. Fue triunfo del conjunto xeneize nomás por 3-1, en La Bombonera, lo que lo dejó a un paso de clasificarse a la Copa Libertadores (le lleva cuatro puntos a Lanús sobre seis en juego). A su vez, los conducidos por Julio César Falcioni despedazaron las ilusiones de la Academia, que llegó al clásico con intención de pelear el título y tras la caída quedó a seis del líder.

Paredes fue la gran figura del encuentro ante un rival que se ahogó en su propia liviandad. Durante los primeros minutos todo fue parejo. Un comienzo discreto, en el que la habilidad de Centurión amagaba con desequilibrar.

Sin embargo, Boca cambió el curso del partido a partir de sus prometedores jóvenes. Paredes y «Pol» Fernández perforaron por el sector izquierdo de Racing y armaron una sociedad productiva. A los 10, el sucesor de Juan Román Riquelme probó desde fuera del área. Y a los 12 llegó el golpe: corner de Fernández, desconcentración de Zuculini y cabezazo goleador de Caruzzo.

El gol no cambió el panorama: la Academia mantuvo sus problemas. Fue un equipo largo y dependiente de la inspiración de Centurión, de Fariña y de Vietto, quienes no gravitaron en el mano a mano. La contracara fue Boca, que ganó orden en el medio con Erbes y desequilibró con Paredes.

Precisamente, el enlace volvió a probar al arco a los 37, tras tocar con Colazo, y puso el 2-0. La superioridad xeneize se materializó en el complemento, mediante la velocidad de Acosta. El ex Lanús vulneró a la defensa y encendió el ataque. Después de haber derrochado varias chances, el local halló el 3-0: Paredes sacó lustre a su pie derecho y cambió un tiro libre por gol. A los 37 Racing descontó a través de Hauche, que llegó de atropellada tras un centro de Centurión por izquierda.

Boca recobró fuerzas para poder llegar a la Libertadores. En cambio, Racing demostró que la pelea por el título no le resulta nada cómoda.

Dejá tu comentario