Poco tengo, poco pago

Edición Impresa

Ningún cambio de nota, resultó otra rueda plagada de mediocridad en los índices, como si los operadores dejaran pasar el tiempo y solamente evitar heridas serias. En el exterior estaba a poco del final merodeando un 0,5% de leve repunte el Dow, en una «bolilla» que tanto podía caer en verde, como en rojo.

En el Bovespa se anotaba también un ligero 0,4% de mejoría, quedando para el mercado local el tener que hacer frente a la cuenta remanente del feriado -donde se había evitado una caída- y, a partir de ello, ver qué podía conseguir para la rueda de ayer. Desde tal ángulo, puede decirse que sacó bastante bien sus resultados, si bien debió anotar un signo negativo final, pero en no más del 0,5 por ciento.

Un mínimo Merval que aterrizó en 2.138, el máximo en zona de 2.172 y el número final no lejano a ello. Con 2.162 concluyó la jornada (-0,47%), aunque en las diferencias existió un desequilibrio mucho más notorio: 15 aumentos contra 37 papeles en baja, donde se destacó Celulosa por los positivos -con un 6,5%-, mientras Santander rebajó casi en un 7%. El aspecto más destacable pasó por algo más de intensidad en negocios, llegando a los $ 50 millones. Suma modesta, que adquiere realce por comparación con lo muy bajo anterior. Y en tal movimiento tuvo mucho que ver un nivel más entonado en órdenes de Tenaris, haciendo 385.000 acciones, incidiendo mayoritariamente en los totales. Primera decena de diciembre que se fue al cesto, muy desechable lo que han producido los mercados en general. La imagen de haber chocado contra un techo se hizo más evidente. Y la Bolsa, incómoda.

Dejá tu comentario