Positivo: General Motors aumenta el 50% la producción

Edición Impresa

Cada vez hay más señales que muestran que la crisis se va superando, y las empresas proyectan un escenario alentador. Un claro ejemplo de esta situación es la filial local de General Motors, que pasó de una situación crítica hace más de un año, cuando colapsó la casa matriz en EE.UU., a anunciar ayer un aumento de la producción de alrededor del 50% para 2010 y una inversión de $ 90 millones. Así lo confirmó Sergio Rocha, flamante presidente de la compañía, quien adelantó que este plan implicará la creación de 300 puestos de trabajo.

«Vemos con optimismo el futuro, y nuestros planes son de un importante crecimiento para los próximos meses. Tenemos un mercado interno que muestra una mejora de la demanda y muy buenas perspectivas para las exportaciones, especialmente a Brasil», explicó.

El plan de la compañía es llevar la capacidad de producción de la planta ubicada en la provincia de Santa Fe de 115.000 unidades a 125.000. En 2008, el año de mayor actividad, se llegaron a fabricar en ese establecimiento 112.000 vehículos, pero el año pasado se produjo una fuerte caída de la demanda que llevó a que la empresa produjera sólo 82.000 unidades.

Por la mejora del clima económico interno y a nivel mundial, GM espera llegar a fabricar este año alrededor de 120.000 vehículos.

Los planes de la compañía fueron anticipados ayer por la mañana a la ministra de Producción, Débora Giorgi. Más allá de la formalidad del encuentro, el caso de General Motors tiene una particularidad en cuanto a la relación con el Gobierno. La crisis financiera mundial se desató cuando la compañía estaba a mitad de camino de una inversión de $ 500 millones para producir el modelo Agile en la planta santafesina (también allí producen el Corsa Classic. Por eso, para que el proyecto no se frustrara, con la consecuencia en materia laboral que podría generarse, Cristina de Kirchner acordó con la compañía un préstamo con fondos de la ANSES por unos $ 259 millones.

«Ese préstamo se está pagando normalmente con un plazo de cuatro años, como estaba previsto. La inversión que estamos haciendo ahora es con fondos propios de GM regional», explicó Rocha.

Dentro del plan de inversión y la mayor producción, la empresa prevé aumentar la compra de autopartes en $ 160 millones de los $ 500 millones que ya destinan por año.

Los 300 nuevos empleados que se contratarán se sumarán a los 575 que GM ya había tomado para el proyecto Agile, por lo que la compañía contará con unos 3.000 empleados directos y otros 1.000, llegando así a su nivel máximo de ocupación.

Si bien la recuperación del mercado interno es importante, la fuerte demanda de Brasil explica en gran medida la necesidad de aumentar la producción.

«No vendemos más Agile porque no tenemos», se sinceró el titular de la compañía, quien estimó que para este año espera que el mercado brasileño -que es de más de 3.000.000 de unidades- crezca alrededor del 10%. Además, Brasil tiene el atractivo de generar una mayor rentabilidad que la venta de 0 km en el mercado argentino. Según una fuente cercana a la conducción de GM, las ganancias en Brasil más que duplican a las que se consiguen en la Argentina. Por eso, tanto General Motors como las demás automotrices exportan entre el 70% y el 80% de lo que producen a ese país.

Dejá tu comentario