Preocupación por el trigo

Edición Impresa

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona oeste de Buenos Aires, sobre la base de los precios estimados a cosecha 2011, para girasol, maíz, soja, y trigo. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

La cosecha de soja avanza en forma rápida en la zona. Los mejores rindes se observan en general al Este de la Ruta 33, en Pehuajó, Salazar, Henderson, y hacia el Norte en las zonas de América y Gral. Villegas y Lincoln, mientras que los rindes bajan el Sur, en Daireaux y al Oeste hacia Pellegrini, Guaminí y Casbas. Hay un amplio rango de rindes entre estas zonas, que van de 18 a 40 qq/ha, en función de las lluvias recibidas y de la tecnología aplicada.

Con respecto al maíz, los rindes varían entre localidades siguiendo el mismo patrón que en soja. Los productores coinciden, sin embargo en que los rindes fueron más bajos que los esperados, pues las altas temperaturas que se registraron en el mes de enero durante la floración, a pesar de la adecuada provisión de agua, afectaron la formación de granos.

Las proyecciones de resultados del cuadro adjunto muestran las cifras para la próxima campaña, en función de los precios que muestra el mercado a término.

Para siembras en campo propio, la soja y el girasol presentan las mejores proyecciones. El maíz y el trigo presentan resultados bastante pobres. El rinde de indiferencia para el trigo que se necesita para cubrir los costos totales se ubica en 34,5 qq/ha, mientras que para el maíz es de 72 qq/ha.

Para siembras en campo arrendado, la oferta presiona por alzas en los valores de arriendo, sobre la base de que los rindes son más altos que en la última campaña. Pero aún no se convalidan las subas pretendidas.

Preocupa la situación del trigo, puesto que no hay señales de que el Gobierno deje de intervenir en el mercado de exportación. Quienes tienen trigo no consiguen vender la producción, pues los molinos tienen el mercado a disposición y compran a medida que necesitan, pues no tienen la competencia de la exportación. La realidad es que con una baja en las retenciones y con señales de que no se intervendría el mercado en la nueva cosecha, el área crecería. Pero sin señales, el área puede volver a caer.

Dejá tu comentario