Primera condena en firme (pero tibia) contra Berlusconi

Edición Impresa

Roma - La Corte de Casación italiana confirmó la condena a cuatro años de cárcel del expremier Silvio Berlusconi por fraude fiscal, pero dictaminó que su inhibición por cinco años para el desempeño de cargos públicos se debe "redefinir", lo que descomprimió los temores a una crisis política inminente.

El alto tribunal, tras dos largas audiencias, anunció anoche su decisión, que es definitiva, cuando todo el país estaba pendiente.

Los seguidores del magnate, muchos de ellos frente al "Palazzaccio", sede de la Corte en Roma, primero festejaron, pero luego se dijeron desilusionados.

Sus abogados anunciaron que pretenden llegar hasta instancias europeas para apelar la sentencia.

Ésta es la primera vez que Berlusconi enfrenta una condena firme. El expremier, de 76 años, hasta ahora había logrado esquivar otras con abogados de prestigio y con leyes "a medida" que hizo aprobar cuando estaba en la cúspide de su carrera.

El veredicto de los jueces de la Corte de Casación, presidida por Antonio Esposito, deja en pie la condena a cuatro años de cárcel por fraude fiscal contra "Il Cavaliere" en el caso del grupo mediático Mediaset. Pero de esos cuatro años de reclusión, tres están cubiertos por un indulto y el año restante podrá descontarlo en arresto domiciliario o con trabajo social.

El máximo tribunal "anuló, en cambio, la pena accesoria, que imponía al expremier la inhibición por cinco años para el desempeño de cargos públicos, y dispuso enviar las actuaciones a la Cámara de Apelaciones de Milán para que la recalcule.

De acuerdo con el fallo, quedó probado que Berlusconi y su empresa Mediaset inflaron el monto de los derechos de retransmisión de películas estadounidenses entre 1994 y 1999 por 470 millones de euros, lo que les permitió evadir impuestos por más de siete millones y enviarlos a cuentas en el exterior.

Por el momento no parece concretarse el gran temor de los analistas: que el enojo del centroderecha lo lleve a salir del Gobierno de coalición que lidera Enrico Letta y a forzar su caída en un momento de aguda crisis económica. Pero "Il Cavaliere", tres veces jefe del Gobierno, ve tambalear su futuro político al confirmarse la condena de las dos instancias precedentes por un enorme fraude fiscal cometido entre 2000 y 2003.

Tras la lectura de la sentencia en el máximo tribunal, exponentes del partido de Berlusconi, el conservador Pueblo de la Libertad (PdL), comenzaron a llegar al palacio Grazioli, residencia romana del ex jefe de Gobierno (ver nota aparte). En tanto, Guglielmo Epifani, secretario del Partido Democrático (PD, de centroizquierda), aliado con Berlusconi en el Gobierno de coalición que preside Letta, declaró que la "sentencia se debe respetar, llevar a cabo y aplicar", lo cual provocó duras reacciones de parte del Pdl.

Agencias ANSA, EFE, DPA y AFP

Dejá tu comentario