Rajoy rechaza negociar con quienes “chantajean brutalmente al Estado”

Edición Impresa

El titular del partido de izquierda Podemos, Pablo Iglesias, también trata de aproximar a las partes. La Unión Europea se rehúsa a mediar.

Madrid y Barcelona - Los líderes del partido de izquierda Podemos propusieron ayer el nombramiento de un mediador que cuente con la confianza tanto del presidente del líder catalán, Carles Puigdemont, como del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para recuperar el diálogo y frenar la escalada del conflicto de secesión. El primero aceptó la idea, pero el segundo rechazó en duros términos una conciliación con quien, dijo, ejerce un "chantaje tan brutal al Estado".

"He transmitido personalmente esta propuesta al President de la Generalitat (Gobierno catalán) y al presidente del Gobierno español. He hablado con el señor Puigdemont y el señor Rajoy y no me han dicho que 'no' a esta propuesta", dijo Pablo Iglesias, el líder de Unidos Podemos, en conferencia de prensa en el Congreso de los Diputados. Pero la negativa del segundo se conoció poco después.

"Si el señor Puigdemont quiere hablar o negociar, o quiere enviar mediadores, sabe perfectamente lo que debe hacer antes: volver a la senda de la Ley, que nunca debió abandonar", dijo un comunicado del Gobierno central.

Tras la negativa de Rajoy, que deja en pie la posibilidad de una intervención de la Autonomía catalana, su número dos, Soraya Sáenz de Santamaría, acusó al presidente catalán de vivir "fuera de la ley" y le recordó que en ese ámbito "no hay democracia" ni convivencia.

Según fuentes políticas, Puigdemont es consciente de la peligrosidad del choque que significaría una declaración unilateral de independencia, promesa que acompañó a la convocatoria del referendo del último domingo y que mantiene (ver página 16), e inició contactos con el Arzobispado de Barcelona y con el abad de Montserrat a fin de sondear la posibilidad de que ejerzan un rol de mediación.

Con las vías bloqueadas para una negociación, Puigdemont acusó anoche al rey Felipe VI de haber ignorado "deliberadamente a millones de catalanes" soberanistas en su discurso del martes.

"Así no", respondió directamente Puigdemont al monarca, quien acusó de "deslealtad" a los líderes catalanes que organizaron un referendo de autodeterminación prohibido por la Justicia.

"El rey perdió ayer una oportunidad de dirigirse a todos los ciudadanos a quienes se debe la Corona", dijo el republicano Puigdemont. "El rey hace suyo el discurso y las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy, que han sido catastróficas en relación a Cataluña, e ignora deliberadamente a millones de catalanes que no pensamos como ellos", afirmó.

"Solo busca allanar las decisiones que el Gobierno español hace tiempo que estudia con tal de liquidar las aspiraciones de soberanía del pueblo catalán", continuó en referencia a la intervención.

El mensaje del rey, en el que el monarca instó a "defender el orden constitucional" sin hacer mención a los heridos por las cargas policiales durante el referéndum, "no lo podemos compartir ni aceptar", subrayó Puigdemont.

"Usted decepcionó a mucha gente en Cataluña" que esperaba "otro tono y otra apelación al diálogo y a la concordia", dijo.

Asimismo, Puigdemont calificó de "grave irresponsabilidad" el hecho de que el Estado español no haya dado respuesta a su propuesta de una mediación internacional para solucionar la crisis.

Hasta el momento, la Unión Europea y países como Alemania se limitaron a instar a un diálogo que evite nuevos hechos de violencia pero dentro del marco constitucional español, esto es descartando la independencia. Además, se excluyeron a sí mismos como posibles mediadores.

Agencias Telam, AFP y EFE

Dejá tu comentario