Récord al asomar octubre

Edición Impresa

Finaliza septiembre con el Merval avanzando 10.55% de mano del 1.88% que ganó el viernes al cerrar en 26078.29 puntos, marcando un octavo máximo histórico consecutivo (en términos nominales y en dólares). Cuando desgranamos el pelotón de los papeles que lideraron la suba, encontramos a Mirgor (25.4%), TGN (25.38%), Comercial del Plata (24.92%), Central Puerto (18.89%), el Banco Francés (17.77%), Holcim (16.86%), TGS (16.61%) y Edenor (13.11%). De estas sólo dos están entre los ocho papeles líderes que más avanzan en el año, TGN (316%) y TGS (141%), que fueron acompañadas por Transener (171%), Autopistas del Sol (136%), el Grupo Galicia (110%), Pampa Energía (106%), Gas Cuyana (101%) y el Banco Macro (100%). Esto habla que la suba del mes, más que una continuación lineal de lo visto en los ocho meses previos fue una "puesta al día" de papeles que venían "retrasados". Si bien el record de los precios es lo que acapara los titulares, lo más significativo paro por el volumen operado, que en el mes promedió U$D29.5 millones diarios (en dólar libre), un máximo desde los U$D 31.6 millones de octubre de 2007. Aquí viene bien hacer una salvedad, si bien se habla que este fenómeno sería efecto del influjo de órdenes de inversores extranjeros, la concentración de las operaciones en el panel líder (el viernes responsables del 78% de todo lo operado, $978 millones, que en nominales fue un máximo desde el 11/8/17) habla en primer lugar que no está habiendo un vuelco de importancia hacia los papeles de segunda línea -a los que tradicionalmente el inversor extranjero no tiene acceso-. Curiosamente, los volúmenes máximos en certificados de depósitos se dieron en junio, lo que sugiere que más que la inversión en Argentina es la inversión en la plaza argentina -y en los papeles con doble cotización- lo que ha focalizado el interés de los inversores externos. Esto sugiere que estaría habiendo un arbitraje desde los ADR hacia los papeles subyacentes en nuestra plaza, que podría estar encabezado por inversores argentinos con fondos en el exterior, lo que encuentra su lógica por un lado en la menor presión impositiva y por el otro en el escenario político de mayor certidumbre a largo plazo (para quienes apuestan por la victoria del oficialismo). La cuestión aquí es si este fenómeno, que tiene un coto en el tiempo, será capaz de entusiasmar a tiempo a los inversores extranjeros "puros". Hoy comienza octubre......

Dejá tu comentario