Respaldado, a pesar de rumores

Edición Impresa

El presente de River está plagado de espinas, tanto en lo deportivo como en lo dirigencial.

La semana pasada, Matías Almeyda salió a decir a los cuatro vientos: «Si quieren que me vaya, me van a tener que echar». Y hasta circuló la versión de que el presidente Daniel Passarella ya se había reunido con Ricardo Gareca para que se haga cargo del plantel en 2013.

También se dijo que si no obtenía un buen resultado ante Lanús, daría un paso al costado. Sin embargo, ayer el vicepresidente Omar Solassi salió a desmentir los rumores sobre un posible alejamiento del «Pelado»: «Si tiene una decisión tomada, por lo menos me la hubiera insinuado. A mí me gustaría que siga».

Almeyda tiene contrato hasta mediados de 2013 y ya dijo que su intención es cumplirlo. Sin embargo, su floja campaña puso en duda su continuidad.

En diálogo con Radio Cooperativa, Solassi siguió: «Los rumores que me entero son por el periódico; acá no se hizo ninguna reunión. Yo creo que si tiene una decisión tomada, por lo menos me la hubiera insinuado. Almeyda no se va a ir, al menos yo no quiero que se vaya». Sin embargo, la última palabra la tendrá Passarella.

En el campo político, el vocal Diego Quintás aseguró que «nunca existió una oferta de 34,8 millones de pesos por Rogelio Funes Mori», incluida en el último balance como «ingresos futuros», lo cual muestra que el club está bajo «una nefasta administración».

«Nunca existió esa oferta; esta supuesta venta no existe, por eso hicimos una denuncia contra la rendición de cuentas del club, ya que al no vender River al jugador, no se dará el ingreso de esos 34 millones de pesos», resaltó Quintás.

El dirigente aseguró que «el presidente Daniel Passarella intentó mostrar un supuesto superávit del ejercicio económico, tratando de echar por tierra de que River está bajo una nefasta administración».

Dejá tu comentario