Respiró el Gobierno: el GAFI no pidió otra ley antilavado

Edición Impresa

El Gobierno respiró ayer tranquilo, quizás por primera vez, tras la reunión del GAFI en París donde se volvió a revisar la situación de los controles al lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo en el país. El vocero a la salida de ese encuentro fue Julio Alak, que viajó allí junto a José Sbatella, jefe de la UIF, y el subsecretario de Política Criminal, Juan Martín Mena.

De acuerdo con el ministro, la evaluación de ayer estuvo plagada de felicitaciones a la Argentina por los avances en la sanción de las leyes antilavado, contra el financiamiento al terrorismo y especialmente la última y polémica ley contra la manipulación de mercado.

El análisis estuvo precedido por declaraciones del presidente del GAFI, Giancarlo Del Bufalo, que arrancó con los elogios que cambiaron por primera vez el tono de esos encuentros del organismo en los que hasta ahora se le exigieron cambios y ajustes al país en su legislación antilavado: «Creo que la Argentina ha hecho muchos progresos», dijo en una conferencia de prensa antes del plenario que sesionó en la sede de la OCDE.

La evaluación de ayer tiene una primera consecuencia práctica para la Argentina: por primera vez no se le exigen al país nuevos cambios en la legislación y se dan, de acuerdo con el informe oficial, por cumplidos con la ley antilavado, la que modificó y agravó sanciones por financiamiento al terrorismo y la ley sobre el fraude en el mercado financiero.

Pero eso no significa que el país haya salido de su estatus ya que continuará en el régimen de revisión permanente con otra escala en París dentro de tres meses.

Recomendaciones

Así, el GAFI continuará haciendo observaciones y pidiendo, por ejemplo, que se ajusten algunas resoluciones de la AFIP sobre lavado de dinero, algo que ya está siguiendo el programa nacional de monitoreo. Además, el organismo pasó de 49 recomendaciones a 40.

«Es mucho mas de lo que esperábamos. Hicieron una evaluación positiva de los avances. Fue unánime el apoyo a los avances» festejaba ayer Alak desde París.

El GAFI «felicitó en forma unánime a nuestro país por los avances en materia de control, prevención y sanción del lavado de activos de origen ilícito, la sanción de la nueva ley de delitos económicos y financieros -como la manipulación de mercado-, y la ley de financiamiento al terrorismo», decía ayer el ministro.

Aunque aún no existe un comunicado oficial del organismo (se conocería hoy y esa es una de las razones por las que Sbatella permaneció un día mas en Francia), el Gobierno explicó que el GAFI «aprobó con consideraciones especiales los avances alcanzados por la Argentina en la lucha contra el lavado de dinero y destacó, particularmente, la importancia de las reformas normativas destinadas a sancionar la manipulación de mercado y otros delitos económico-financieros».

En un comunicado que emitió el ministerio se explicó luego que «esta situación nos permite esperar que muy pronto la Argentina salga del régimen de seguimiento intensivo en el que se encuentra, como lo han adelantado numerosos países en la sesión de hoy, al dar la felicitación por los sorprendentes avances registrados».

La última reunión el GAFI se había realizado en octubre. En diciembre se sancionaron ajustes en las leyes contra el lavado, el financiamiento del terrorismo y prácticas tendientes a manipular el mercado. Todas fueron aprobadas por el Congreso en sesiones extraordinarias y en trámite exprés.

Anónimo

La comitiva alardeó en los pasillos con una frase que se escuchó en la reunión de voz anónima, ya que los participantes le pidieron a los delegados de la Argentina que mantuvieran el secreto sobre la posición de cada país: «Argentina ha trabajado arduamente, y ha llevado a cabo un proceso de impresionante reforma en muy corto plazo, demostrando un enorme compromiso político en la materia», le endulzaron los oídos a Alak.

Con ese respaldo, que no significa de todas formas que el sistema antilavado esté ya a punto en el país, el ministro anunció que el paso siguiente es «la puesta en marcha del Programa Nacional de Monitoreo en la Implementación de Políticas para la Prevención del Lavado de Activos, creado por la Presidente de la Nación para realizar un seguimiento minucioso de las acciones que lleva adelante el Estado argentino en este terreno, que incluye una interacción entre las agencias estatales, como la UIF, AFIP, y Comisión Nacional de Valores».

Dejá tu comentario