River pegó justo y noqueó

Edición Impresa

River terminó festejando en un partido en el que sufrió mucho y que después de la expulsión de Leonardo Ponzio hasta se hubiera conformado con empatarlo.

Belgrano empezó para ganarlo, pero después del gol de Lionel Vangioni se quedó sin resto anímico para darlo vuelta y se entregó casi mansamente.

El equipo de Ramón Díaz mostró agresividad en la mitad de la cancha, pero le faltó juego porque Manuel Lanzini no estuvo preciso con la pelota y por eso tanto Rodrigo Mora como David Trezeguet estuvieron mal abastecidos y tuvieron que rebuscarse luchando con los defensores cordobeses.

De cualquier manera, River fue el que más propuso de los dos, porque Belgrano retrasó sus líneas para jugar de contraataque, aprovechando la velocidad del "Picante" Pereyra, que fue el más activo de los delanteros.

En ese contexto, llegó la expulsión de Leonardo Ponzio por una tonta agresión y River se quedó con diez y tuvo que rearmarse.

Ramón Díaz sacó al anodino Lanzini y puso a Ariel Rojas para que le de una mano a Cristian Ledesma en el medio y cerrar los caminos de Belgrano. Zielinski contestó con el ingreso de Lucas Melano por Zapata para atacar con tres delanteros. El partido se hizo de ida y vuelta aunque parecía destinado al empate, pero David Trezeguet le ganó una pelota a los defensores y habilitó a Lionel Vangioni, que con un zurdazo de afuera del área batió a Olave y puso el 1 a 0.

Allí River supo agruparse y dejar venir al rival, para jugarle de contraataque, mientras Belgrano se repetía con centros que hacían figura a Barovero.

Entró el "Chino" Luna por Trezeguet y la primera que tocó la mandó adentro, después descontó Guillermo Farré (el del gol fatídico que mandó a River al descenso), pero ya era tarde. River supo defender el triunfo y se llevó tres puntos muy valiosos. Esos que son claves cuando se cuentan al final.

Dejá tu comentario