Rosario dio otro paso y es finalista

Edición Impresa

En el comienzo, fue el equipo local el que tuvo mejor arranque, pues los delanteros cuyanos atacaron por todos lados desde las formaciones espontáneas; esto le dio rédito durante los 10 minutos iniciales, donde además se hizo fuerte en el scrum. Luego Rosario tuvo mejor lectura de su rival y comenzó a dominar las acciones amparado en un excelente line out y un sistema defensivo sobresaliente.

Los dirigidos por Viazzo, Méndez, Aprea y Grau no encontraron la forma de vulnerar la férrea defensa rosarina, y en la primera mitad se tuvo que conformar con dos penales de Alejandro D'Elía.

Rosario construyó su victoria desde el orden, la paciencia y el control de pelota, marcó un buen try después de la habilitación con el pie de la figura de la cancha, Román Miralles, quien cedió para que Juan Imhoff tomara un pique favorable y llegara al ingoal; antes Mateo Escalante había sumado con un drop. El encuentro tuvo intercambios de patadas de fondo a fondo que aburrieron a las 2.000 almas que se acercaron a El Bermejo, aunque la visita utilizó quizás mejor el pie en estas situaciones y logró dominar en el terreno.

A los diez minutos del complemento, Michelli marcó su conquista luego de una jugada comenzada por el mismo wing donde Barni participó con Gonzalo Pérez para que el hombre de Liceo RC apoyara cerca de la bandera el mejor try del match.

Los dirigidos por Imhoff-Minoldo no se amedrentaron, de hecho antes de los 15 un nuevo penal de Miralles y el try de Pablo Iguri le dieron tranquilidad al equipo visitante que ganaba hasta aquí 23 a 11. Se iba el partido y Mendoza ganó metros hasta llegar a campo rival, descontó con el try del recién ingresado Fidel Lamy: 23 a 16 con un minuto por jugar donde Cuyo intentó pero no pudo hacer nada, el partido estaba terminado y Rosario festejaba el pase a la final, por cierto, de manera merecida.

Este sábado, Rosario recibirá en el Jockey Club a Tucumán en la gran final del certamen de uniones. Y allí el Ñandú buscará la corona con todas sus armas, algo que no consigue desde 1965 cuando superó s Buenos Aires por 8 a 6.

Dejá tu comentario