San Lorenzo, en caída libre

Edición Impresa

Unión agudizó la crisis de San Lorenzo: le ganó en el Nuevo Gasómetro y lo hundió aún más en la zona de promoción.

Ante este hecho, los hinchas, particularmente los de la platea, le apuntaron con énfasis al DT Omar Asad como responsable del pésimo momento por el que atraviesa el equipo y lo despidieron pidiendo su renuncia (ver aparte). El encuentro fue pálido. San Lorenzo fue el equipo que intentó adueñarse del protagonismo, impulsado por su condición de local y la posibilidad de volver al triunfo ante un rival directo por la lucha por el descenso. Pero careció de ideas y de intérpretes para generar peligro en ofensiva.

Unión, por su parte, se dedicó a defender con orden y a aprovechar las réplicas, manejadas siempre por Paulo Rosales.

Precisamente, a los 25 del segundo tiempo una genialidad de Rosales quebró la paridad: tomó la pelota a 25 metros del arco rival, vio adelantado a Nereo Champagne y de derecha la clavó de emboquillada por arriba del arquero.

Tras la ventaja, Unión pudo haber liquidado el resultado con un par de réplicas y San Lorenzo se dedicó a buscar el empate a través de centros continuos, pero no pudo quebrar la historia.

Dejá tu comentario