Santa Fe acelera toma de ambicioso crédito de u$s500 M para obras

Edición Impresa

Legisladores santafesinos debatirán la solicitud del Ejecutivo, que espera tomar un crédito para ampliar el plan de infraestructura que inició en 2016.

Mientras el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschtiz, sigue negociando con la Casa Rosada el pago de la deuda que Nación tiene con la provincia, los legisladores santafesinos debatirán en el Congreso local el pedido del Ejecutivo para tomar deuda por u$s500 millones con el objetivo de ampliar el plan de obras públicas que está en marcha desde hace dos años.

El proyecto que impulsa Lifschitz apunta a actualizar una ley vigente que en 2016 había autorizóado u$s500 millones para ejecutar un listado anexo de 190 obras. En aquel momento, la gestión del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) solicitó u$s1.000 millones, pero la Legislatura aprobó la mitad. Con ese monto se realizaron unas 120 obras.

Ahora, el Ejecutivo solicita el segundo tramo por otros u$s500 millones para completar la ejecución de aquellas obras por u$s250 millones y con el saldo restante elaborar un listado similar.

De conseguir el aval legislativo, una parte del monto se tomará a través de un crédito con el Banco Mundial. De hecho, Santa Fe envió a finales de marzo la denominada "carta mandato", en la que solicita formalmente una línea de crédito de u$s300 millones para destinar a obras en municipios y comunas.

El crédito deberá tener un plazo mínimo de amortización de seis años y una tasa no superior a la que paga la provincia por la emisión de títulos de deuda internacional, es decir, un interés cercano al 7%. Resta, sin embargo, el visto bueno del Gobierno nacional.

El propio Lifschitz terminó de cerrar el acompañamiento del BM durante la visita que realizó en diciembre a la sede de esa entidad en Washington, acompañado por legisladores provinciales de distintos signos políticos. La gestión la había iniciado el ministro de Econonía de la provincia, Gonzalo Saglione, en la reunión del directorio del Banco Mundial en la India.

Un punto a analizar está relacionado con la estampida del dólar en las últimas semanas. Aunque en Santa Fe le tomarán el pulso a diario, el monto en dólares se deberá traducir en pesos, y una suba al momento de tomar el crédito no será negativo necesariamente (distinto es el caso con los saldos a cancelar).

A esta inyección se deberá sumar el pago de la deuda que Nación tiene con Santa Fe y que debía resolverse antes del 31 de marzo, según lo acordado en el Pacto Fiscal.

La provincia reclama unos $50 mil millones por la retracción del 15% de la coparticipación para financiar Anses, con los intereses incluidos, y Nación ofreció pagar con bonos, obras públicas y tierras fiscales. Lifschitz estuvo el viernes en Buenos Aires con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y se mostró optimista por el rumbo de las negociaciones.

Dejá tu comentario