Santa Fe: empresarios piden que se declare emergencia industrial

Edición Impresa

Exigen una serie de medidas para frenar la caída, como tasas especiales de descuento de cheques, tarifas diferenciadas y adhesión a Ley de ART.

La caída en la actividad productiva llevó a la Unión Industrial de Santa Fe (UISF) a pedirle al Gobierno provincial del socialista Miguel Lifschitz que declare la emergencia industrial por 180 días, con beneficios impositivos, de financiación, en tarifas eléctricas, entre otras medidas que pidieron los empresarios para reactivar la actividad.

El informe de la entidad sobre el tercer trimestre ya había marcado contracción del 5,5% en términos interanuales, "la más profunda al menos de los últimos años", decía el trabajo. Y advertía que "la recesión industrial observada en el orden nacional y provincial se manifiesta con plenitud en la región" con caída de puestos laborales (619 en los últimos doce meses y 5.150 desde julio de 2016). Asimismo, se había observado una retracción de la demanda que se sentirá en los próximos meses.

El pedido de los industriales santafesinos es una réplica de las quejas que hace pocos días trazaron sus pares de la Unión Industrial de Entre Ríos (UIER), quienes difundieron un informe que señala que el 48% de las empresas de la provincia gobernada por el peronista Gustavo Bordet disminuyó su producción en el tercer trimestre, mientras que las ventas cayeron en el 52%.

Los empresarios de Santa Fe reclamaron un paquete de medidas por los próximos seis meses que se dividen en varios rubros. En materia financiera, la UISF pidió implementar tasas del 29% para descuentos de cheques hasta 90 días a través del Banco Provincial de Santa Fe o del Banco Nación. También solicitaron una línea especial para proyectos productivos.

En cuanto a incentivos, los industriales piden reforzar el programa Compre Santafesino para darle "automática preferencia" a las pymes de la provincia "en las compras del estado cuando su oferta sea hasta un 5% mayor a la mejor oferta", con posibilidad incluso de mejorar el precio cuando es entre 5% y 10% superior, señala el comunicado de la entidad.

Un capítulo extenso se destina a los rubros impositivos y energéticos, donde se eleva la posibilidad de "eliminar la aplicación de ingresos brutos a la energía eléctrica industrial consumida en la provincia", así como "invitar a los municipios a eliminar por lo menos un 50% de los distintos cargos, contribuciones, tasas, etc. que se aplican sobre los consumos de energía eléctrica industrial". También se pide la suspensión de embargos durante el período de la emergencia, otras disminuciones de impuestos y tasas municipales, así como refinanciaciones por deuda y una tarifa de energía industrial diferenciada.

Por último, los industriales le exigen al Gobierno de Lifschitz, del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS) la creación de un fideicomiso de seguro que brinde cobertura de seguro real contra accidentes ambientales para el sector industrial. Y, montados sobre un viejo reclamo que el propio presidente Mauricio Macri le hiciera reiteradas veces al gobernador, reclaman la adhesión de Santa Fe a la Ley de ART "para bajar el costo por litigiosidad laboral que en la provincia de Santa Fe golpea sobremanera a las pymes".

Dejá tu comentario