Senado vota nuevo canje el miércoles

Edición Impresa

• Ayer se firmó el dictamen.
• Diputados ya prepara maratón de comisiones para acelerar el trámite.
• En 15 días será ley.

El Senado votará el próximo miércoles el proyecto de reapertura del canje de deuda que el Gobierno envió al Congreso a última hora del martes pasado. En otro trámite exprés, los senadores reunieron ayer un plenario de las comisiones de Presupuesto y Hacienda

y de Economía Nacional e Inversión. Tras la explicación de Hernán Lorenzino y Axel Kicillof que en todo momento defendieron la votación con el argumento que la ley será "una muestra de que la Argentina tiene la capacidad y voluntad de hacer frente al pago", el kirchnerismo pasó a firmar un dictamen de mayoría que avala la segunda reapertura del canje, aunque esta vez sin fecha de vencimiento, y la UCR uno de minoría que directamente deroga el "cerrojo".

Lorenzino arrancó ayer argumentando: "No es un intento de evadir a la Justicia de Estados Unidos sino, al contrario, es una muestra concreta de que la Argentina no sólo tiene la capacidad de hacer frente al pago, sino que mantiene la voluntad de hacerlo".

"El mensaje es que quien quiera cobrar en términos equitativos podrá sumarse y cobrar de forma regular en los mismos términos que el 93 por ciento de los acreedores. Quienes quieran seguir haciendo juicio nos volverán a encontrar defendiendo los intereses del país"
.

El ministro machacó contra los "fondos buitre" durante todo su discurso. En relación con Elliot Asociates dijo, por ejemplo, "compró deuda por unos 40 millones de dólares y pretende cobrar 720 millones de dólares, casi el 1.400 por ciento".

"Es ni más ni menos que lo mismo que se ofreció en 2010. Del articulado no surge nada distinto",
dijo.

Lo siguió Kicillof: "La reestructuración de deuda implicó una quita del 65 por ciento. El problema de esta quita es que no se hizo a través del FMI o por los mecanismos tradicionales, sino convocando a los acreedores y comunicándoles que la Argentina iba apagar siempre y cuando estuviera a su alcance".

"La Argentina va a pagar. Le pedimos a los tribunales de Estados Unidos que nos dejen pagar lo bonos reestructurados, pero si nos obligan a que la plata que entra tenga que ir primero a los buitres, entonces ya no podemos pagarles a lo demás. No es rebeldía, es sentido común. Déjenos pagar los bonos", insistió, "La Argentina no debe caer en la trampa del sistema financiero de pagar deuda con más deuda", y consideró que "la propuesta argentina es generosa y equitativa con un estricto criterio de justicia".

"Estamos en peligro, porque nos reclaman que paguemos a los fondos buitre para que tengan la excusa para venir a reclamar de nuevo esos papeles que hoy para nosotros son cartón pintado", alertó.

Por la oposición, sin dudas el cruce más duro de los funcionarios fue con Ernesto Sanz. El radical, recordando las declaraciones de Mariano Recalde, presidente de Aerolíneas Argentinas, en un acto de La Cámpora sobre los diputados y senadores se despachó: "Se la pasan poniendo caritas lindas en las tribunas... ¡cobardes, hipócritas! y no vienen a decirlas acá, donde podemos discutir".

En realidad no le hablaba directamente a los funcionarios presentes. A ellos les dijo: "Ustedes son los responsables de hacer las cosas mal. Aquí no se utilizaron todas las herramientas políticas necesarias en su momento y por eso llegamos a esta situación" y cerró: "La eficiencia o los buenos resultados de los canjes 2005 y 2010 no libera a los funcionarios de tener que explicar qué pasó en los últimos 2 años".

Luego anunció que el radicalismo, si bien apoya a medias la decisión de reabrir el canje, no firmaría el mismo dictamen que el kirchnerismo sino otro de minoría idéntico al del oficialismo con la única diferencia de que proponen derogar la "ley cerrojo" definitivamente, en lugar de una suspensión sin fecha de vencimiento como la que votará el Senado el próximo miércoles.

Miguel Pichetto fue el encargado de cerrar: "Respecto de las dudas del senador Sanz, ha habido una posición del Gobierno de no pagar más de lo que recibió el 93% de lo acreedores. Siempre sostuvimos que el pago a ese 7 por ciento tenía que ser lo mismo que el del 93 por ciento porque de lo contrario habría un trato desleal".

Dejá tu comentario