Siguen las pérdidas en compañías aéreas

Edición Impresa

• La crisis y la gripe castigan duramente al sector

 Washington, Atlanta - La recesión y la pandemia de gripe porcina siguen pegándoles duro a las compañías aéreas de todo el mundo: ayer, varias de estas empresas anunciaron fuertes pérdidas, reducción de frecuencias y despidos inminentes, en medio de la peor crisis del sector desde los atentados de setiembre de 2001.

El caso más grave, entre las aéreas que vuelan a la Argentina, parecería ser el de Continental Airlines, que en la víspera reveló haber sufrido una pérdida de u$s 213 millones en el segundo trimestre del año, y adelantó que deberá desprenderse de 1.700 de sus empleados. Los nuevos despidos se sumarán a los 500 empleados de tierra y 700 azafatas a los que se desvinculó recientemente. En el mismo período de 2008 el quebranto había sido de apenas u$s 5 millones.

También adoptará una medida de austeridad que parecía reservada a las aéreas «low cost»: cobrará un cargo de u$s 5 por pieza de equipaje en vuelos dentro de Estados Unidos (a partir del 19 de agosto) y del mismo importe por reserva telefónica de pasajes (efectiva a partir de hoy).

Lo que provoca todas estas medidas es la caída en los ingresos netos de Continental Airlines en un 22,7%, en buena parte por las menores ventas de pasajes en clase «business», un producto directo de la recesión global. Adicionalmente, los ejecutivos de la aérea atribuyeron una menor incidencia en la pérdida a efectos de la gripe porcina en el turismo.

Otra de las aéreas que arriban a Ezeiza, Delta Airlines, también sufrió pérdidas similares a su competidora: el quebranto del segundo trimestre ascendió a u$s 257 millones. La empresa con «hub» en Atlanta admitió asimismo que no espera recuperar la rentabilidad en lo que resta de 2009. Su CEO, Edward Bastian, declaró en un comunicado que «la recesión global sigue pesando claramente sobre nuestro negocio».

El resultado se vio afectado también por los costos de integración por la compra en octubre de Northwest Airlines. La operación permitió un aumento del 27% en la facturación del segundo trimestre hasta u$s 7.000 millones, aunque la cifra es casi un 24% inferior a las ventas totales de las dos compañías en el mismo período de 2008. Finalmente, United Airlines, que cubre la ruta

Washington-Buenos Aires, logró cerrar el trimestre con un saldo positivo de u$s 28 millones; el dato es aún más positivo si se lo compara con su pérdida de u$s 2.700 millones del mismo período de 2008.

La mejora se debe, sin embargo, a ingresos extraordinarios en negocios financieros vinculados a las fuertes fluctuaciones en los precios del petróleo. Sin esos negocios, la compañía habría perdido u$s 323 millones en el trimestre.

En línea con este dato, United volverá a disminuir en un 7% sus vuelos internacionales, entre otras cosas porque sus ventas cayeron más del 25% en el trimestre.

Agencias DPA y Reuters

Dejá tu comentario