1 de junio 2009 - 00:55

Solá pide más PJ y "torea" a Kirchner

De campaña, Felipe Solá paseó por Avellaneda, en zona peronista, con candidata peronista: Mónica López, dirigente ligada al gremio de Petroleros.
De campaña, Felipe Solá paseó por Avellaneda, en zona peronista, con candidata peronista: Mónica López, dirigente ligada al gremio de Petroleros.
Felipe Solá volvió a reclamarles a sus socios políticos de Unión-PRO que no sientan «vergüenza» de representar al peronismo disconforme durante la campaña electoral. El ex gobernador bonaerense, que no encuentra eco en su pedido de «peronizar» más al frente que integra con Mauricio Macri y Francisco de Narváez, condicionó además su permanencia en ese espacio hasta el 28 de junio.

Como para aplacar los ánimos, el fin de semana se estrenó su spot publicitario donde por fin aparece Solá como candidato de Unión-PRO. Pero el corto publicitario, donde el ex diputado kirchnerista se muestra solo, sin la compañía de Macri y De Narváez, tampoco terminó de conformar al felipismo desde donde volvieron a acusar al gurú macrista Jaime Durán Barba de haber editado el contenido de ese spot financiado por las arcas de De Narváez.

El malestar entre las filas de Solá y las de De Narváez es tal que los heridos del felipismo, es decir el tendal de candidatos apadrinados por el ex gobernador que quedó afuera de las listas de Unión-PRO, amagaron este fin de semana con organizar un acto de protesta en San Justo, La Matanza.

De Narváez, primer candidato de ese frente, ya había cruzado públicamente a Solá, su compañero de fórmula, por discrepancias en cuanto a la política de seguridad que había implementado el ex gobernador durante su gestión en la provincia de Buenos Aires. Y ahora Solá vuelve a reclamar ante la prensa que Macri y el diputado empresario no se avergüencen de representar a los votantes peronistas disconformes con la conducción de Néstor Kirchner al frente del PJ.

Alternativa

«Creo que es un error y creo que hay que darse cuenta de que existe una gran cantidad de peronistas en la provincia de Buenos Aires que no quiere votar por Kirchner y que la alternativa es ésta. Y que si la alternativa es ésta, no se puede vivir eso con vergüenza», se quejó Solá. Y en ese camino, advirtió que la continuidad de su alianza con el macrismo y el otro sector del peronismo disidente después de las elecciones legislativas dependerá de una discusión sobre un proyecto conjunto aunque alertó que si insisten «a través del tiempo en un estilo, el estilo no es forma sino es fondo».

«A mí me parece que la única manera de trabajar juntos en el futuro es que nos unan los temas. Y la visión que tenemos sobre la Argentina. Y una discusión bien profunda sobre esos temas. Y qué se quiere construir de aquí a 2011. Es una cuestión de fondo»
, aseguró el ex mandatario.

Para terminar de complicar el panorama, desde el felipismo apuntan contra De Narváez y lo acusan de estar conspirando contra la candidatura presidencial de Macri en 2011. «Gustavo Ferrari estuvo sondeando el fin de semana a gente de -Carlos- Reutemann para avanzar en un acuerdo para las presidenciales», aseguraron cerca de Solá.

Mientras tanto, el peronismo disidente prepara para este fin de semana un acto en Puerto Iguazú, Misiones, auspiciado por el ex presidente y candidato a diputado, Ramón Puerta. Allí, se propondrá el 17 de octubre de 2010 como fecha para realizar una interna abierta del peronismo para elegir al próximo candidato presidencial del PJ, habilitando la participación de extrapartidarios como Macri.

Este diario anticipó que Solá evaluaba bajarse del frente con Macri y De Narváez, pero la cercanía del 28 de junio no le dio al ex gobernador otra posibilidad que permanecer dentro de ese espacio, al menos hasta que asumiera su banca. Las declaraciones de Solá no cayeron nada bien dentro de Unión-PRO donde esperan poder silenciar al candidato para no perder más terreno frente a la candidatura de la dupla Kirchner-Daniel Scioli.

Solá
justificó su decisión de no abandonar el frente electoral que conforma junto a De Narváez y Macri porque quiere «ganar», aunque no aclaró cuál será su futuro político después de los comicios del próximo 28 de junio.

«No me bajo del caballo de ninguna manera, porque mi intención, como la de De Narváez y Macri, es la de ganar, y para eso tenemos que estar unidos», enfatizó Solá en declaraciones a la prensa.

Y para reflotar sus chances presidenciales sostuvo que, a su juicio, «toda la política está más preocupada en lo que va a pasar en 2011, en cuál va a ser la posición de cada uno para las presidenciales, pero el problema lo tenemos ahora, la necesidad de la gente es ahora».

Dejá tu comentario