21 de diciembre 2015 - 00:00

Sombras tenebrosas

Sombras tenebrosas
 Wall Street cerró con marcado descenso, con los inversores pendientes de los precios del petróleo. Los futuros del petróleo continuaron operando en niveles mínimos ante un panorama de exceso de oferta, un dólar fortalecido y el aumento de las tasas de interés.

Los principales referentes de la Bolsa de Nueva York finalizaron en negativo, el Dow Jones de Industriales cerró en 17.128,39 puntos bajando el 2,10%, el S&P500 se situó en los 2.005,52 puntos perdiendo el 1,78% y el Nasdaq Composite depreciándose el 1,59%, llegó a los 4.923,08 puntos.

En sintonía con Wall Street, las bolsas europeas cerraron con números negativos: París bajó el 1,12%, Madrid el 1,63, Fráncfort el 1,21% y Londres el 0,82%.

La Reserva Federal siempre fue consciente de que su campaña para impulsar el empleo podría tener consecuencias desagradables.

Casi una década de tasas de interés cercanas a cero, llevaron a los inversores a colocar su dinero en deuda corporativa, bonos de mercados emergentes y bienes raíces comerciales, siempre buscando mayor rentabilidad. Con el retiro del dinero barato, el costo de endeudarse sube y los mercados se tornan impredecibles.

La pregunta del millón es si ésto será un trastorno transitorio, con efectos sobre todo para Wall Street, o algo más peligroso. Por el momento es probable que sea transitorio. Sin embargo, es conveniente proceder con cautela: "la escala y la naturaleza de las distorsiones provocadas por la política de flexibilización monetaria de los Estados Unidos pueden tardar un tiempo en aparecer", según analistas.

En principio, la inflación era el riesgo al que trataba de responder la Fed con las tasas de interés bajas. Pero actualmente la institución le daría la enhorabuena a una mayor inflación, que se ha mantenido por debajo de su meta del 2% anual.

Se estima que el daño ocasionado por perturbaciones financieras, es mucho menos previsible que el causado por la inflación, porque las consecuencias de las primeras quedan visibles sólo bajo estrés. Amanecerá y veremos.

Dejá tu comentario