Sorprendió Cuyo

Edición Impresa

Con una gran actuación del pateador Alejandro D'Elía, los mendocinos siguen soñando

Con más actitud que buen juego, Cuyo y Tucumán batallaron duro con sus delanteros, las infracciones en el piso fueron incontables y los pateadores de la noche se transformaron en la figuras del cotejo. Fue triunfo mendocino, que lo deja con la chance de ser semifinalista. Fue derrota tucumana, que preocupa y mucho al último subcampeón argentino de cara al futuro.

El encuentro arrancó desde el vestuario, ya que a los 50 segundos Mendoza sorprendió a todos con el try tempranero de Mangione.

Sin embargo, con una ráfaga de tres penales en apenas 11 minutos, Nicolás Sánchez puso a Tucumán adelante en el tanteador.

Promediando la primera etapa llegó el mejor try de la noche: luego de varios movimientos de pases por la derecha del ataque, Mendoza logró capitalizar una linda conquista de juego continuado que definió en la bandera Juan Michelli para levantar al poco público presente en Guaymallén.

Antes del cierre parcial un nuevo penal de D'Elía y un try de Ezequiel Faralle dejaron el marcador 21 a 19 para Cuyo en un partido muy parejo y con final incierto.

El segundo tiempo lo tuvo como protagonista al conjunto local, de hecho todos los puntos en tiempo reglamentario de esta parte fueron marcador por intermedio de D'Elía a través de tres penales, en que Tucumán sólo logró descontar ya en tiempo cumplido con el try de Aníbal Terán.

Siguiendo un poco la tónica de los primeros cuarenta minutos, ambos conjuntos continuaron cometiendo infracciones en todos los sectores de la cancha. Esta vez los pateadores tuvieron suertes dispares, ya que por el lado de Cuyo, su figura, Alejandro D'Elía, seguía derecho en el envío a los postes; en cambio, Nicolás Sánchez comenzó a errar para Tucumán.

Se iba el partido. En tiempo cumplido, el local mostró una grieta en su sistema defensivo y la astucia y velocidad de Aníbal Terán luego de varias fases de ataque le dieron el bonus de oro a los norteños. Ambos siguen con chances, la última palbra aún no está dicha.

Dejá tu comentario