Subtes siguen sin aumento y arde pelea judicial de Macri

Edición Impresa

La Justicia porteña ratificó ayer la suspensión del aumento de la tarifa en los subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires dispuesto por Mauricio Macri. El Gobierno de la Ciudad apelará la decisión y el trámite para un fallo definitivo puede demorar más de un mes, tiempo durante el cual el viaje en los trenes seguirá costando $ 2.50. La semana pasada iba a aplicarse el aumento a $ 3.50 por viaje, pero fue suspendido con el dictado de una precautelar que otorgó dos días a la administración PRO, para justificar la suba.

La decisión se adoptó en respuesta a un amparo presentado por el legislador de la oposición al PRO, Alejandro Bodart (MST-Proyecto Sur) y desató la furia del macrismo por lo que considera un abuso del recurso de amparo.

El juez Pablo Mántaras, titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N°3 , sostuvo en el fallo que no habría razones suficientemente acreditadas para definir el monto del aumento y que debían implementarse medidas que aseguren una tarifa especial para quienes no puedan abonar la nueva. Se basó, entre otras cuestiones, en una auditoría del Ente Regulador de los Servicios Públicos de la Ciudad de Buenos Aires en relación con que, cuando Macri aplicó el último aumento, en enero de 2012, mermó el 24% la cantidad de pasajeros.

Para el Gobierno porteño, el juez se habría excedido en sus funciones y piensa denunciar supuestas irregularidades en la causa.

El procurador de la Ciudad, Julio Conte Grand, explicó que "se trata de un fallo de un juez evidentemente inexperto que pone en riesgo la prestación de un servicio público fundamental para la población, directa o indirectamente con fundamentos sólo aparentes que avanzan de manera improcedente sobre áreas que constitucional y legalmente competen al Poder Ejecutivo extralimitándose en sus funciones en forma manifiesta".

El abogado se refirió así, en parte, a la decisión del magistrado de imponer una tarifa social en los trenes al ordenar suspender la resolución N° 1798/SBASE/13 -que dispone el aumento- hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo.

El juez Mántaras dijo en los fundamentos del fallo que el Gobierno de la Ciudad explicó el aumento en función de la inflación y de que en otras ciudades del mundo es más caro, para sostener que aparentemente no estaría claro cuál es el valor que debería tener el pasaje al no contar con los subsidios del Gobierno nacional, que cesaron a partir de enero de este año, cuando Macri asumió el control del transporte. Según la resolución que se conoció ayer "la entrada en vigencia del nuevo cuadro tarifario -establecido por la Resolución N°1798/SBASE/13- sin que la Ciudad hubiese instrumentado y ejecutado algún tipo de política pública permitiendo y asegurando el acceso al servicio a aquellas personas que no disponen de recursos suficientes para pagar la nueva tarifa, podría causar un perjuicio de muy difícil o, directamente, de imposible reparación ulterior".

También dijo el juez que en el documento del Ente Único Regulador "se señala que -hasta el momento-el Gobierno no habría realizado los estudios necesarios para determinar cuál podría ser el impacto de la suba del boleto en el universo de usuarios del servicio" y que "estas circunstancias permiten inferir -al menos con la provisoriedad exigible en esta etapa del proceso- que un nuevo aumento podría tener un efecto similar al que tuvo la anterior modificación de la tarifa y que, según informó el Ente, determinó que un grupo relevante de usuarios ya no pudiera afrontar el nuevo costo del pasaje". Desde el Gobierno porteño también la vicejefa María Eugenia Vidal calificó el fallo de "demagógico" y anunció que "vamos a ir ante la Cámara pero antes, como siempre hemos hecho, acataremos lo dispuesto por el juez".

Dejá tu comentario