Sugestivo: se retira Ehud Barak en Israel

Edición Impresa

Jerusalén - El ex primer ministro de Israel y actual titular de Defensa, Ehud Barak, anunció ayer por sorpresa su abandono de la vida política, apenas dos meses antes de las elecciones generales y en medio de especulaciones sobre los motivos ocultos de la decisión.

«He tomado la decisión, no sin dudas, pero finalmente de todo corazón», explicó Barak en una conferencia de prensa convocada de urgencia en Tel Aviv en la que subrayó que «hay muchas formas de contribuir a la sociedad y el Estado» y «la política no es la única».

Quien liderara el Partido Laborista, que abandonó en 2011 para crear su propia formación, Atzmaut (Independencia), por las desavenencias internas originadas por su apoyo a la coalición gubernamental derechista de Benjamín Netanyahu, dijo que no participará en los próximos comicios porque desea «pasar más tiempo» con su familia.

Barak, de 70 años, argumentó también haber «agotado la práctica política», por la que -en sus palabras- nunca había «sentido un especial deseo» y expresó su intención de abrir la puerta de los puestos de liderazgo a «nueva gente». «Concluiré mi papel como ministro de Defensa con la formación de un nuevo Gobierno dentro de aproximadamente tres meses», precisó tras agradecer «la calidez de la sociedad recibida en los últimos días».

Los analistas políticos especularon durante la jornada sobre los motivos reales de la dimisión de Barak, el general más condecorado de Israel, con rango de teniente general (el más alto), considerado un «halcón» en temas de seguridad y partidario de bombardear Irán.

Hay quien vio incluso en su frase de despedida sobre los escasos meses que le quedan al frente del Ministerio de Defensa («Les prometo que habrá muchos retos de seguridad») una velada referencia a la inminencia de un ataque a Irán.

En lo político, durante su etapa al frente del Ejecutivo (1999-2001), protagonizó las conversaciones de paz más sustanciales con los palestinos, con el entonces presidente Yaser Arafat, y desde entonces advirtió repetidamente del riesgo de que Israel acabe aplicando un régimen de apartheid en los territorios ocupados si no se crea un Estado palestino.

Barak decidió la retirada unilateral del Ejército israelí del sur del Líbano (mayo de 2000), tras casi dos décadas de ocupación que se convirtieron en una sangría de soldados israelíes. Las encuestas de cara a las elecciones legislativas del próximo 22 de enero no aseguraban ayer presencia parlamentaria a su formación, Atzmaut, pese al despunte de popularidad que había experimentado durante la reciente ofensiva militar contra Gaza, en la que murieron cerca de 170 palestinos y seis israelíes.

La mayoría de analistas cree, por ello, que su retirada se trata más de un «hasta pronto» que de un «adiós» definitivo, que le proporcione una salida honrosa frente a la esperada hecatombe en las urnas.

«Barak entendió que no tenía posibilidad alguna de alcanzar el mínimo electoral (para entrar en el Parlamento), así que en vez de dirigir una campaña que terminase en humillación pública y deudas, ha decidido frenar las bajas», escribió Aluf Benn en la edición digital del diario Haaretz.

El comentarista político del canal 10 de la televisión Raviv Drucker, compartió la sensación generalizada de que Barak no puso punto final a su carrera política.

Agencias EFE, ANSA y DPA 

Dejá tu comentario