Suiza liberó ayer a Polanski

Edición Impresa

Berna - Roman Polanski quedó ayer en libertad tras permanecer casi diez meses detenido en Suiza, después de que el gobierno de ese país rechazara la solicitud de extradición de Estados Unidos por una acusación de abuso de una menor originada en los años 70. La ministra de Justicia suiza, Eveline Widmer-Schlumpf, informó ayer a la prensa en Berna que todas las medidas que restringen sus movimientos han sido suspendidas y el cineasta de origen polaco es libre de irse a donde desee.

«El motivo de la decisión es que no fue posible excluir con la certeza necesaria un error en la solicitud de extradición estadounidense», indicaron el Departamento de Justicia y la Policía suiza en una declaración. Polanski era requerido en Estados Unidos acusado de haber tenido relaciones sexuales con una menor en 1977. En ese entonces, hace 33 años, se confesó culpable de haber mantenido relaciones ilegales con la menor de 13 años Samantha Geimer. El cineasta pasó entonces 42 días en la prisión de Chino, en California.

Suiza indicó que no podía desestimar el alegato de Polanski de que esos 42 días constituyeron su sentencia completa después de que el Departamento de Justicia estadounidense rechazara su pedido de ver algunos registros. «En estas circunstancias no es posible excluir con la certeza necesaria que Roman Polanski ya había cumplido la sentencia a la que fue condenado en ese momento y que la solicitud de extradición está minada por una falla seria», indicó el Departamento de Justicia suizo.

El ganador de un Oscar por «El pianista», de 76 años, fue detenido en septiembre de 2009 en Zurich, en el marco de una orden de arresto internacional. Desde diciembre se encontraba en arresto domiciliario en su casa de Gstaad. «Desde que adquirió su casa en Gstaad en 2006, Roman Polanski ha visitado Suiza regularmente. No obstante, las autoridades de Estados Unidos estuvieron años sin presentar una solicitud formal de extradición», se afirma en el comunicado.

Varias personalidades francesas, como el ministro de Cultura Frédéric Mitterrand, el escritor Bernard-Henri Lévy o el abogado estrella Hervé Temime y el Ministerio del Exterior polaco saludaron ayer la decisión de Suiza de no extraditar a Estados Unidos a Polanski. La reacción no fue la misma en Estados Unidos. El portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, afirmó que Estados Unidos está «decepcionado» por la «lamentable» decisión de Suiza de liberar a Polanski. «Estados Unidos cree que la violación de una niña de 13 años por parte de un adulto es un crimen y seguiremos buscando la justicia en este caso (...) vamos a evaluar nuestras opciones», agregó e indicó que las autoridades judiciales ya están «revisando» el caso.

Dejá tu comentario