También desayuno con Barrionuevo

Edición Impresa

Una minicumbre organizada para celebrar una rara avis sindical, como es la continuidad de un radical al frente de un sindicato nacional, juntó ayer al gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, con Facundo Moyano (hijo de Hugo y líder del personal de los peajes) y el gastronómico Luis Barrionuevo. Fue durante un desayuno que ofreció Sergio Palazzo, el jefe de la Asociación Bancaria que se garantizó un nuevo mandato desde abril.

La reunión se concretó en la sede del gremio bancario e incluyó tópicos políticos. Aunque los protagonistas tienen proyectos electorales diferentes con vistas a las legislativas de octubre, coincidieron en una visión crítica respecto de la gestión de Cristina de Kirchner. El arquitecto del encuentro fue Barrionuevo, que con la excusa de saludar a Palazzo incluyó a De la Sota, su apadrinado para las presidenciales de 2015. El gremialista radical invitó a Moyano junior, que ostenta todavía una banca de diputado nacional por el Frente para la Victoria.

El gobernador de Córdoba repitió sus habituales quejas hacia el Ejecutivo y focalizó en la jefa de Estado por entender que su estilo de gestión profundiza la división entre los argentinos.

La sorpresa la dio Barrionuevo. El gastronómico que maneja su propia centralita obrera, la CGT Azul y Blanca, anunció que será candidato a diputado nacional. Lo hará, supone, en alianza con el partido de De la Sota y con su propia estructura de años montada en Catamarca.

Facundo Moyano, en tanto, endulzó los oídos de sus interlocutores al promover en las elecciones un cambio en la composición del Congreso para promover leyes que hoy bloquea el Gobierno. Por caso, citó su propia iniciativa tendiente a modificar el Impuesto a las Ganancias.

Dejá tu comentario