Tras enviar a las FF.AA. a la frontera, Temer limita el ingreso de venezolanos

Edición Impresa

Colombia, Perú y Ecuador también anunciaron restricciones. Según la ONU, 2,3 millones de personas ya abandonaron ese país.

Brasilia - Un día después de haber ordenado el despliegue de un contingente militar en el norteño estado de Roraima para ordenar el intenso flujo de refugiados económicos venezolanos, el presidente de Brasil, Michel Temer, reveló ayer su intención de cerrar parcialmente la frontera con el país vecino.

El mandatario conservador declaró que actualmente ingresan a Brasil "setecientas personas por día; pensamos colocar una identificación para que ingresen cien o doscientas personas por día y organizar esa entrada".

Brasil tiene 2.200 kilómetros de frontera con Venezuela, cuyo principal paso está en la localidad de Pacaraima, en el estado de Roraima, donde creció la tensión luego de que 1.200 venezolanos fueran expulsados por una violenta pueblada.

Temer firmó el martes un decreto para garantizar la "ley y el orden" en Roraima, cuya frontera y carreteras federales quedaron bajo la órbita de los militares.

Luego de ese anuncio, el general Sergio Etchetgoyen, ministro del Gabinete de Seguridad Institucional, afirmó que la frontera permanecerá abierta porque Brasil es signatario de acuerdos internacionales sobre refugiados. Sin embargo, las declaraciones de ayer del jefe de Estado indican que el Gobierno revisó esa decisión y que planea establecer restricciones al ingreso de los refugiados.

Al anunciar el martes el envío de un contingente militar al estado amazónico de Roraima, Temer acusó al Gobierno de Nicolás Maduro de haber causado una crisis migratoria que "amenaza la armonía" regional.

"Vamos a buscar el apoyo de la comunidad internacional para adoptar las medidas diplomáticas que resuelvan ese problema, que ya no es de política interna de un país, sino que avanzó por la frontera de varios países y amenaza la armonía de todo nuestro continente", proclamó el mandatario en una intervención televisiva desde el palacio de Planalto.

"Brasil respeta la soberanía de los Estados en las acciones, pero tenemos que recordar que solo es soberano un país que respeta y cuida de su pueblo. La soberanía en cualquier lugar del mundo es del pueblo", agregó.

Venezuela enfrenta "una trágica situación que hoy afecta a casi toda América del Sur", prosiguió, en referencia a los cientos de miles de venezolanos que huyen de su país, incluyendo decenas de miles que llegan a Brasil por el estado amazónico de Roraima.

"Decreté el empleo de las Fuerzas Armadas en Roraima. Naturalmente, para ofrecer seguridad a los ciudadanos brasileños y a los inmigrantes venezolanos que huyen de su país en busca de refugio en Brasil", dijo Temer.

El decreto autoriza "el uso de las Fuerzas Armadas para la Garantía de Ley y de Orden, en el período del 29 de agosto al 12 de septiembre de 2018", en las áreas norte y este así como en las carreteras federales del estado de Roraima.

El envío de tropas se produjo menos de dos semanas después de una explosión de violencia de habitantes de Pacaraima, una pequeña localidad fronteriza, contra refugiados venezolanos. Los ataques se originaron después de que corriera la noticia de que un comerciante había sido herido durante un asalto supuestamente cometido por inmigrantes.

"No solo Brasil sufre las consecuencias, sino también Perú, Ecuador, Colombia, varios países de América Latina", señaló el mandatario brasileño.

Además de Brasil, Colombia, Ecuador y Perú también anunciaron el martes más medidas para lidiar con la crisis humanitaria desatada por la creciente inmigración de venezolanos.

El éxodo desde Venezuela, que suma alrededor de 2,3 millones de personas, se está acercando a un momento comparable con la crisis de los refugiados en el Mediterráneo, según Naciones Unidas (ONU).

Colombia y Perú, los mayores receptores en Sudamérica de cientos de miles de inmigrantes que huyen de la crisis económica y social en la nación petrolera, acordaron crear una base de información conjunta para atender eficiente y ordenadamente al creciente fenómeno.

En Colombia se encuentran actualmente cerca de un millón de venezolanos, mientras que en Perú la cifra asciende a unos 420.000. Los inmigrantes demandan alimentación, hospedaje, salud, educación y trabajo.

Perú declaró, asimismo, en emergencia varios distritos en la frontera con Ecuador por "peligro inminente" a la salud debido al masivo ingreso de venezolanos que huyen de una crisis económica y humanitaria.

El Gobierno ecuatoriano, por su parte, decidió ampliar por 30 días más el estado de emergencia que declaró a inicios de mes en las provincias fronterizas con Colombia y Perú, ante el continuo arribo de venezolanos a su territorio, informó a periodistas el canciller, José Valencia.

En Ecuador, usado como país de tránsito hacia Perú y Chile, se encuentran unos 200.000 venezolanos, de los cuales alrededor de 90.000 tienen visa y otros 50.000 la tramitan.

Agencias ANSA, Reuters y AFP

Dejá tu comentario