El “Twitter chino” busca u$s385 millones en su salida en la Bolsa Hong Kong

Edición Impresa

Weibo ya cotiza en Nueva York y ahora va por el mercado bursátil asiático en medio de la creciente supervisión estatal.

La empresa tecnológica china Weibo, que opera el equivalente en China a la popular red de ‘microblogging’ Twitter -censurado en el país-, busca obtener unos 385 millones de dólares con una salida a Bolsa secundaria en Hong Kong, donde debutará el próximo miércoles.

En un comunicado remitido al parqué hongkonés, Weibo detalla que ofrecerá unos 11 millones de acciones a un precio de 272,8 dólares de Hong Kong (35 dólares, 31 euros) por unidad.

El 45% de lo recaudado se destinará a hacer crecer la base de usuarios y “mejorar el ecosistema de contenidos”; el 25%, a investigación y desarrollo (I+D) para “mejorar la experiencia del usuario y las capacidades de monetización”; el 20%, a alianzas, inversiones y adquisiciones, y el 10% restante, a capital circulante.

Weibo fue fundada en 2009 por la tecnológica china Sina, y cuatro años después recibió una importante inversión del gigante del comercio electrónico Alibaba, que sigue siendo su “principal cliente y un importante socio estratégico”, reconoce la propia compañía en su folleto para inversores.

Lo cierto es que actualmente Weibo es la red social más popular en China, donde además constantemente levanta polémica por las interacciones de sus usuarios. En este marco, los reguladores de la compañía periódicamente cancelan cuentas falsas de usuarios o regulan aquellos temas de conversación que pueden incitar a la violencia.

En 2014, la empresa salió a bolsa en Nueva York en una operación que le reportó unos 285 millones de dólares, y actualmente su valor de mercado se sitúa en algo menos de 7.900 millones de dólares, aunque a principios de 2018 llegó a superar los 31.000 millones.

Ante las tensiones entre China y Estados Unidos y la creciente supervisión de Pekín en el sector, varias tecnológicas chinas como Baidu o Trip.com han buscado salidas a bolsa en Hong Kong.

El último ejemplo de ello es el “Uber chino”, Didi, que debutó en Wall Street en junio y que ya ha anunciado que se retirará de Nueva York para ofrecer acciones en el mercado de la antigua colonia británica tras meses de tirantez con las autoridades chinas.

Tras el caso de Didi, el regulador bursátil estadounidense endureció los requisitos para las firmas chinas que quieran salir a cotizar en Wall Street, con exigencias como la de aclarar explícitamente a los inversores si han recibido o no permiso del Gobierno chino para cotizar en los mercados estadounidenses.

Temas

Dejá tu comentario