Un libro polémico revela los secretos de los años de Clinton

Edición Impresa

Washington - El ex presidente ruso Boris Yeltsin fue encontrado cerca de la Casa Blanca a altas horas de la noche en ropa interior, borracho y buscando pizza, según un nuevo libro sobre la presidencia de Bill Clinton. La afirmación está incluida en un relato de 700 páginas, resultante de horas de grabaciones hasta ahora desconocidas realizadas por el ex presidente estadounidense y el periodista ganador del Premio Pulitzer Taylor Branch, algunos de cuyos pasajes fueron publicados ayer por el diario USA Today.

El ex mandatario escondía los pequeños casetes en el cajón de las medias, y Taylor grababa y anotaba lo que recordaba de las conversaciones.

Clinton «relata cómo una borrachera de Boris Yeltsin a altas horas de la noche durante una visita a Washington en 1995 estuvo a punto de crear un incidente internacional», dijo Taylor al diario.

Yeltsin estaba hospendándose en la Blair House, a metros de la Casa Blanca, cuando fue descubierto por los servicios secretos mientras deambulaba por la zona y alegó que quería parar un taxi para ir a buscar

pizza.

Un día después, nuevamente borracho, Yeltsin fue sorprendido vagabundeando por el sótano del edificio de invitados. Su estado era tal que le impidió identificarse, lo que confundió a las fuerzas de seguridad, que estuvieron a punto de detenerlo.

Lewinsky

Clinton se mostró menos locuaz a la hora de hablar del impacto del impeachment al que se vio sometido por su affaire con la ex becaria en la Casa Blanca Monica Lewinsky, aunque no renunció a comentarlo.

Según Branch, no fue una de las partes de la entrevista en las que ex presidente se explayó, al punto que, según indica el Daily Mail, el esposo de la actual secretaria de estado de EE.UU. apenas reconoció que «se derrumbó» ante la presión social y política que padeció esos días.

«Sentado en el segundo piso de la Casa Blanca, Clinton despotricaba contra la prensa y la oposición republicana. Consideraba que se distraían con asuntos personales y de poca transcendencia en lugar de enfocarse en lo que sí tenía sustancia y sí era importante», indicó Taylor sobre el «sexgate».

Pero «The Clinton Tapes: Wrestling History with the President» no es sólo sobre presidentes borrachos y becarias. El documento, que se publicará la próxima semana, también relata internas en el seno demócrata.

El historiador indicó, por otro lado, que Clinton discutió con Al Gore poco después de que este último perdiera las disputadas elecciones de 2000 frente al entonces candidato presidencial republicano George W. Bush.

En esa oportunidad, Clinton le reclamó a Gore que podría haberlo enviado a hacer campaña a los estados de Arkansas o Nueva Hampshire, donde el mandatario era popular, y que hubieran inclinado la balanza hacia los demócratas. Sin embargo, Gore respondió que el escándalo de Clinton lo perseguió en la campaña. Al final, ambos «explotaron» en una recriminación mutua, de acuerdo con el autor.

Sucesión

El libro también expone las opiniones del ex presidente Clinton sobre los candidatos a sucederlo. Según él, Bush «era incompetente para ser presidente..., pero tuvo reacciones hábiles en la campaña», y el senador de Arizona John McCain, «sería un buen mandatario, pero no sabría cómo hacerlo».

«Creo que es poco decir que Clinton estará nervioso» por la publicación, afirma Taylor, quien indicó que el nuevo li-

bro trata de captar la faceta desconocida del ex polémico mandatario sobre los múlti-

ples acontecimientos que marcaron a su Gobierno.

Agencia AFP

Dejá tu comentario