Un viejo conocido de Lula lo vuelve a complicar con coimas

Edición Impresa

El ex jefe de Gabinete José Dirceu recibió u$s 350.000 a cambio de un «lobby».retorna escándalo al PT

Brasilia - El ex jefe de Gabinete brasileño José Dirceu, uno de los principales dirigentes del oficialista Partido de los Trabajadores y hombre clave del primer mandato de Luiz Inácio Lula da Silva, recibió unos u$s 350.000 de la empresa Eletronet, que está negociando un contrato millonario con el Estado con gran impulso por parte del Poder Ejecutivo. Este episodio, hecho público por la prensa, vuelve a poner a la administración Lula en el foco de un supuesto caso de corrupción, en momentos en que la oposición de centroderecha aparecía golpeada por distintas irregularidades.

El empresario Nelson dos Santos, uno de los principales accionistas de Eletronet, declaró que pagó u$s 350.000 a Dirceu, pero negó que el ex ministro haya participado en un lobby a favor de la compañía, informó Folha de Sao Paulo.

Según ese diario, el presunto lobby de Dirceu fue eficaz ya que el presidente Lula decidió asumir las deudas de la empresa Eletronet, estimadas en u$s 430 millones.

El plan de Lula es que el Estado tome el control de esa empresa de telecomunicaciones, propietaria de 18.000 kilómetros de fibras ópticas en todo el país.

Con esa infraestructura, que actualmente es propiedad de Eletronet, Lula planea reactivar la estatal Telebras, como parte de su estrategia de estimular la formación de grandes compañías nacionales, proyecto que también contempla la empresa energética Eletrobras.

Dirceu, ex presidente del Partido de los Trabajadores (PT), es uno de los miembros más influyentes de esa agrupación fundada por Lula da Silva en 1980.

En 2005, Dirceu renunció a la Jefatura del Gabinete de Lula, cuando fue acusado de participar en una red de sobornos en el Congreso, conocido como «Mensalao». El Supremo Tribunal Federal inició un proceso a este ex guerrillero Dirceu y a otros miembros del partido.

Vedado para los cargos políticos, Dirceu integra no obstante el directorio nacional del PT y participó la semana pasada en el cuarto congreso de esa fuerza política, celebrado en Brasilia y que fue cerrado por Lula da Silva.

Este dirigente clave es uno de los responsables de los lineamientos anunciados como plataforma electoral, que vuelven al origen estatista y antimercado que signó al PT en sus comienzos, y que podrían complicar la candidatura presidencial de Dilma Rousseff, hoy a cargo de la jefatura de gabinete que ocupaba Dirceu.

Surgido el escándalo, el partido brasileño Demócratas (conservador), que enarbola la candidatura presidencial del gobernador de San Pablo, José Serra, junto al Partido de la Social Democracia Brasileña, propuso instituir una comisión parlamentaria para investigar el supuesto lobby de Dirceu.

Esa fuerza política hizo la propuesta mientras enfrenta su propia crisis por corrupción, puesto que ayer renunció el gobernador interino de Brasilia, Paulo Octavio, acusado de corrupción y reemplazante del mandatario preso por coimas filmadas, Roberto Arruda.

El titular del bloque de diputados de Demócratas, Paulo Bornhaussen, propuso que el Congreso investigue los supuestos acuerdos que «están apareciendo ahora» entre el Gobierno y Eletronet.

Dirceu, según él mismo declaró en varias entrevistas, prestó servicios a varios empresarios, entre ellos el mexicano Carlos Slim, propietario de Telmex, empresa que controla Embratel, de telefonía fija, y Claro, de teléfonos celulares.

El dirigente negó haber interferido en el Gobierno a favor de la empresa Eletronet, y ratificó que continúa asesorando a empresas. «Salí del Gobierno hace cinco años, no tengo ningún impedimento para dar asesoría y no hay nada que me vincule al Poder Ejecutivo», dijo el ex hombre fuerte del Gobierno de Lula.

El diputado opositor Bornhausen refutó esas afirmaciones.

«Desde que José Dirceu perdió su mandato de diputado (fue desaforado también en 2005), lo único que hace es lobby para negocios oscuros», acusó Bornhaussen.

Para el diputado, la propuesta de Lula de establecer una red nacional de banda ancha de bajo costo para pequeñas ciudades y escuelas es «sospechosa». «La velocidad que se le dio a ese proceso daba lugar a desconfianza, y ahora encontramos la verdadera razón», afirmó.

El congresista pidió también una investigación en la Comisión de Valores Inmobiliarios ante la sospecha de que hubo tráfico de informaciones confidenciales, que hicieron subir la cotización de las acciones de la empresa Telebras.

Las denuncias de corrupción se instalan así de lleno en la campaña para las elecciones presidenciales del 3 de octubre.

Dirigentes de Demócratas expresaron preocupación por la situación en Brasilia, ya que la fuerza es parte del sustento con el que espera contar el precandidato presidencial opositor, José Serra.

Con el gobernador Arruda licenciado y preso, y con su reemplazante Octavio renunciante, se afianza la posibilidad de una intervención federal a Brasilia, una medida que debe contar con aval de la Justicia.

Agencia ANSA

Dejá tu comentario