30 de noviembre 2016 - 00:00

Una atajada en el minuto final que selló el destino trágico

El arquero fue el héroe del equipo brasileño en la revancha del partido ante San Lorenzo por la final de la Copa Sudamericana.

Una atajada en el minuto final que selló el destino trágico
Levantó sus brazos al cielo agradeciendo a Dios, se llevó las manos a la cara y se arrodilló hasta dar su frente contra el piso. Acababa de consumar una atajada inolvidable. El reloj, implacable, marcaba el minuto 93 con 40 segundos cuando Danilo, con su pie derecho, alcanzó a sacarle un remate a Angeleri. Del rebote vino el remate de Coloccini y fue Neto esta vez quien evitó el gol y la clasificación de San Lorenzo. El arquero fue el héroe de Chapecoense en el empate en cero ante San Lorenzo que le daba el pase a la final de la Copa Sudamericana al equipo brasileño.

La historia hubiese sido otra. Todo podría haber sido diferente. Sin embargo, el destino del plantel de Chapecoense estaba marcado.

Ayer a la madrugada, el avión que lo iba a depositar en Medellín se estrelló (ver páginas 23 y 24). Danilo fue rescatado con vida, pero murió en el hospital San Vicente Fundación. Distinto fue el destino de Neto, que fue encontrado entre los restos del fuselaje de la aeronave y se salvó de milagro.

San Lorenzo fue el último equipo al que enfrentó internacionalmente Chapecoense. El técnico uruguayo del equipo argentino, Diego Aguirre, se preguntó qué hubiese pasado si Angeleri convertía en la semifinal el gol. "Cuesta entenderlo, pero es así. No dejo de pensar qué hubiera pasado si Angeleri hacía ese gol. Siento una tristeza tremenda".

Hasta hace una semana todo era felicidad para este joven equipo Chapecoense, de apenas 43 años de existencia, y que llegaba por primera vez a disputar una final de un campeonato. Sin embargo, el destino quiso que la felicidad se trastrocara en drama y tristeza sin fin.

Dejá tu comentario