28 de abril 2015 - 00:00

UOM: sigue indefinición y vuelve amenaza de paro

Carlos Tomada y Juan Carlos Lascurain
Carlos Tomada y Juan Carlos Lascurain
 El suspenso se mantendrá en la negociación salarial de los metalúrgicos al menos hasta mañana, cuando el gremio y las empresas del sector volverán a reunirse, pero en ese caso bajo una amenaza más concreta de un paro nacional. Ayer, una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo ni siquiera llegó a cruzar a los dirigentes de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), encabezados por Antonio Caló, con los negociadores de las cámaras empresariales.

Los empleadores desplegaban ayer hipótesis variadas por la actitud de la cartera que conduce Carlos Tomada. Aunque reconocen que en lo formal el reclamo original de la UOM, de una suba anual del 32%, dista mucho de la oferta empresarial del 23%, en reserva aclaran que el número consensuado se ubica apenas por debajo del 30%, como pidió el Gobierno, y que sólo resta pactar las cuotas de pago.

En cámaras empresariales como ADIMRA, que lideran Gerardo Venútolo y Juan Carlos Lascurain, creen posible que la demora tenga que ver con una idea de Cristina de Kirchner de participar del cierre de las conversaciones para bendecir el porcentaje pactado a la espera de su extensión a otras discusiones.

Si bien la UOM tiene resuelto llamar a un paro por 36 horas desde hace dos semanas, conforme lo resuelto por un congreso gremial en Mar del Plata, Caló había aceptado el pedido de Tomada

de no disponer la medida antes de las primarias del domingo. Superada esa fase, el sindicato quedará liberado mañana de convocar a la protesta. De hecho, por la mañana habrá una reunión en la UOM de dirigentes bonaerenses, previa a otra audiencia de negociación desde las 17 en la cartera laboral.

Para darle realce al debate el propio ministro de Trabajo tomó a su cargo las reuniones. Sólo que, al menos ayer, no hubo debate alguno y los empresarios aguardaron por más de tres horas un cruce con los gremialistas que nunca se concretó.

Para el Gobierno la paritaria metalúrgica es clave. Se trata de la negociación más relevante en el ámbito industrial, y la que se presume terminará por ser la referencia para el sector privado, o al menos así lo quiere Cristina de Kirchner. Con esa perspectiva, el ministro de Economía, Axel Kicillof, les pidió a los sindicalistas acordar por debajo del 30%, como había adelantado este diario.

El objetivo de fondo de la UOM es elevar el actual piso salarial de $ 6.400 a un valor cercano a los 8.500 pesos mensuales, por lo que la cúpula gremial analiza complementar con sumas fijas la eventual suba porcentual.

M.M.

Dejá tu comentario