Vuelta con marcha sobria

Edición Impresa

Como quien se interna con bastante recelo en territorio poco confiable, la vuelta al circuito del Merval se sacó adelante midiendo bien los pasos. Y el gráfico del curso seguido en la rueda resultó más explícito que mil palabras. En tanto esto se iba plasmando, el escenario del exterior ofrecía postales opuestas, a partir de un Dow Jones que no encontró en su entorno los estímulos para moverse en positivo (ni discurso de Obama, ni datos de la economía entusiasmaron) y estuvo siempre merodeando la baja cercana al 0,5 por ciento. En Europa se marcó el signo diferente, sin nada notable pero con los índices mejorando entre un 0,3 por ciento -París y Londres-, hasta casi un 0,9 por ciento de la plaza madrileña y, cerca de ella, la de Fráncfort. Un tercer referente, el indicador de San Pablo, se mostró sumamente apagado y hasta ceder un 0,2 por ciento. A partir de esto, el primer impulso local resultó bajista -hasta un mínimo de 3.273 puntos- y una vez disipadas las ventas, que no eran muy agresivas, se ensayó una zona de repunte ondulada, que elevó al Merval hasta 3.313 puntos, corregido al cierre con final de 3.307 unidades.

Esto aportó un muy sobrio 0,84 por ciento de mejora, sobre el cierre del viernes, con diferencias de «39» plazas con aumentos, por otras «31» que decrecieron su precio. En negocios, la suma de 50 millones de pesos efectivos -con fuerzas bastante parejas- acompañando la actitud cautelosa de la demanda, para encarar el terreno inestable que enfrentaba. La más notable surgió por el monto en «cauciones», con 415 millones de pesos y siendo 40 por ciento del total general, cuando la «renta fija» ocupó el 52 por ciento. Estuvo apropiado para el debut en la atípica semana, lo visto en acciones, sacando una rueda: «satisfactoria». La Bolsa, pensativa.

Dejá tu comentario