1 de noviembre 2013 - 00:00

Zaffaroni criticó los monopolios de medios

Eugenio Zaffaroni
Eugenio Zaffaroni
Dos estilos de comunicación dominan por estas horas a la Corte Suprema de Justicia a partir del fallo sobre la ley de medios. Por un lado, Ricardo Lorenzetti se ha mostrado neutral, ha detallado posibles próximos pasos procesales y se ha cuidado de definiciones políticas consciente de que el tema medios podría reaparecer en el máximo tribunal. Una postura inversa ha adquirido Eugenio Zaffaroni, el justice más cercano al Gobierno, quien además de defender enfáticamente la resolución de la Corte se mostró en escenarios afables al kirchnerismo y deslizó criticas al monopolio Clarín. Ambas posturas son claves para entender el destino de ambos jueces en los despachos que hoy ocupan. Ayer Zaffaroni compartió una charla con Estela de Carlotto por motivo del nuevo aniversario democrático. Aprovechó ese escenario para recomendarle a Clarín que si la ley de medios lo afecta, que reclame una indemnización y consideró que era necesario el fallo del martes pasado: "No puede ser que un monopolio controle qué vemos o qué dejamos de ver", comentó ante las preguntas de algunos de los asistentes.

El juez volvió a sostener que en la Corte "habíamos resuelto no sacar el fallo de la ley de medios antes de las elecciones". Comentarios que ayer por la tarde eran recibidos no sin cierto malestar por algunos ministros que recordaban que tanto Zaffaroni como Enrique Petracchi se habían pronunciado en favor de resolver antes del 27 de octubre.

Dichos de este tipo suelen encender luces amarillas en la Corte, especialmente porque ponen a quien los emita a tiro de una posible recusación.

Zaffaroni
ya tiene un antecedente que motivó quejas meses atrás en la Corte, cuando se conoció una fotografía suya en la cual aparecía sonriendo junto a Amado Boudou en un reunión familiar.

Zaffaroni
ayer también volvió a mostrarse a favor de una reforma judicial, aunque no de las características de la que aprobó el kirchnerismo en el Congreso este año y que terminó anulada por la Corte. En cuanto al espíritu de dichos proyectos, el ministro sostuvo que a veces el lenguaje del Poder Judicial es hermético y difícil de alcanzar para el ciudadano común para luego recordar que los tipos legales del nacional socialismo alemán eran sumamente llanos y entendibles para la gente común. Un recordatorio sutil para funcionarios como el secretario de Justicia, Julián Álvarez, a quien lo obnubila la idea de una Justicia "que se entienda".

En otro pasaje, el justice defendió la figura de Baltasar Garzón y cuestionó el fin de su carrera judicial en España luego de que intentara investigar crímenes de lesa humanidad. Garzón se ha transformado en una suerte de consultor VIP para el Gobierno en los avatares del Poder Judicial. Es formalmente asesor del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados.

Zaffaroni ya ha transmitido a sus colaboradores en la Corte que se encuentra ante sus últimos días al frente de su vocalía. Si bien en un principio se especulaba con que tomaría la jubilación a mediados del año que viene, la fecha más reciente se refiere al próximo enero. Un detalle que sirve para entender ciertas licencias del juez a la hora de emitir opiniones. El factor tiempo juega otro rol para Lorenzetti, que es el ministro más joven de una Corte que debe retornar al número de cinco miembros y cuyos asuntos internos suelen verse afectados por cuestiones de salud de sus integrantes.

Dejá tu comentario