Brian May busca buen aire para los recitales

Espectáculos

Hizo el anuncio en su cuenta de Instagram: "Hay que salvar los conciertos en vivo".

El guitarrista de Queen, Brian May, quien además de músico es doctor en Física, está trabajando junto a un grupo de especialistas en un sistema de ventilación que permitirá el regreso de los shows masivos en vivo, suspendidos desde marzo por la pandemia de coronavirus.

Así lo informó ayer a través de su cuenta personal de Instagram con un texto acompañado de un video ilustrativo en el que muestra cómo funciona el experimento realizado en el Teatro Apollo, nuevo nombre con el que se conoce al histórico Hammersmith Odeon, de Londres.

“Ustedes se preguntarán: ¿Por qué estás visitando el legendario Teatro Apollo? Bueno, para salvar al rock and roll”, afirmó el músico, antes de brindar detalles de su creación. Y continuó: “Un pequeño equipo compuesto por mí, un profesor de Cambridge y los dos principales expertos en flujo de aire del London O2 nos reunimos, socialmente distanciados, por supuesto, en el Teatro Apollo, para estudiar su sistema de ventilación y probar algunas teorías”.

Aunque aclaró que aún “hay grandes problemas que resolver” de acuerdo con el resultado de los primeros intentos, confió en que su eventual resolución “podría ser un paso para salvar los conciertos que tanto extrañamos”. En este punto, May recordó que la nueva versión de Queen, que incluye al baterista original Roger Taylor, sumado al cantante Adam Lambert, tuvo que cancelar su gira por la pandemia, la cual planea retomar en junio próximo. “Sí, podemos soñar”, concluyó el legendario músico y actual cabeza visible de la banda británica.

Los sistemas de ventilación natural son los puntos críticos para la habilitación o no de espacios cerrados durante la crisis del coronavirus. Muchos establecimientos en todo el mundo, aun respetando el distanciamiento, la higiene y la reducción del aforo, no pudieron ser rehabilitados por la carencia de un sistema de ventilación acorde a los protocolos que indican los epidemiólogos que asesoran a cada gobierno. El problema se vuelve más grave si esos espacios cerrados son más amplios, como los estadios o teatros líricos. Además, los costos vuelven prohibitivos para muchos dueños la instalación de esos equipos con el nivel de filtros suficientes. El objetivo de Brian May y su equipo, además, es reducir drásticamente los costos de esos futuros sistemas.

Dejá tu comentario