Cibrián-Mahler: de "Cuatro" a un nuevo Otelo

Espectáculos

El año pasado Pepe Cibrián Campoy y Angel Mahler reestrenaron en el Teatro Cervantes «El jorobado de París» con un elenco de nuevos intérpretes que ellos mismos seleccionaron y dirigieron en « Canal 7» (el ciclo se llamó «Aquí podemos hacerlo», y convocó a más de diez mil personas). Ese trabajo, como cualquier otro de casting, implica escuchar historias personales, con la diferencia de que esta vez los creadores de «Drácula, el musical» decidieron volcar algunas de estas experiencias en un musical titulado «Cuatro» («No se trata de una cuestión cabalística -explica Mahler-. Cuatro es el número que iba dentro del sobre de los participantes elegidos»). Después de su función preestreno, a la que asistieron suscriptores de Ambito Financiero, el espectáculo subirá a escena hoy a las 20.30 hs. en el teatro Broadway.

Periodista: ¿Son completamente reales las historias?

Pepe Cibrián: A diferencia del musical «Aquí no podemos hacerlo», que estrené en 1978, en «Cuatro» mostramos lo que vivimos en el ciclo de «Canal 7», que es un reflejo de lo que hoy ocurre en el medio teatral argentino. Son los conflictos del actor, del hombre de provincia y de capital, del acomodado y de la que muestra el culo. Lo fantástico es que esta historia también podría ser válida para un abogado, un médico o un periodista, no importa de qué profesión se trate, porque para ganarse un lugar siempre hay que pelear mucho. Angel Mahler: Estos actores tuvieron que hacer un esfuerzo gigantesco para poder subirse a un escenario. Muchos son del Interior y debieron compartir vivienda con otra gente o trabajar de cualquier cosa para poder estar aquí. Fue un placer poder darles esta oportunidad porque en este país no siempre se valoriza a quien lo merece.

P.: ¿A qué se refiere?

A.M.:
Hablábamos hace poco con mi hijo de Glenn Close y de otras grandes actrices de Hollywood que además cantan muy bien, como por ejemplo Uma Turman en «Los productores», en contraposición con lo que sucede acá, en la Argentina, donde los famosos cantan sólo porque son famosos.

P.: Como sucedió con Guillermo Francella, justamente en la versión local de «Los productores». Hasta hubo que incluir un chiste al respecto dentro de la misma obra.

A.M.: Bueno, yo trataba de hacer un cuadro comparativo... A Francella no me lo toque que es de Racing. Como le decía antes, son dieciocho historias contadas a través de canciones. También hay mucho humor.

P.: ¿Y qué hay de «Treinta días»?

P.C.: Sí, el año que viene vamos a estrenar ese musical que escribimos con Angel. Ya tenemos confirmada a Georgina Barbarrosa y estamos en tratativas con Osvaldo Laport. Aún nos falta seleccionar a las dos actrices que harán de sus respectivas madres. El tema de la obra es ¿qué harías si tuvieras 30 días de vida?

A.M.: También tenemos muchas ganas de hacer una versión libre del «Otelo» de Shakespeare, respetando la época. Va a ser una gran producción, creo que la más ambiciosa de nuestro repertorio.

P.: ¿Van a competir con las óperas de Verdi y de Rossini?

P.C.: Así es, la de Mahler será la tercera y va a tener grandes cantantes. No famosos... ¡grandes!

P.: Volviendo a «Cuatro», se los ve muy distendidos ante este nuevo estreno.

P.C.: Yo hago esto desde hace 40 años y con Angel trabajamos juntos desde hace 25. Estamos muy consolidados y el hecho de ser dueños de nuestra propia empresa nos permite organizar nuestros horarios con total libertad, por eso nos ve tan distendidos. Con el estreno de «Cuatro» vamos a tener tres obras en cartel. «Drácula» que sigue de gira -porque nuestra intención es que el país se la aprenda de memoria- y «El fantasma» que ya está a punto de salir también. En este momento tenemos alrededor de 120 personas a nuestro cargo. Por suerte, ahora se encarga Angel de la producción que es el tema más complicado. Yo estoy volviendo a recuperar mis horarios matutinos. Tengo una casa en Pilar, así que luego de desayunar estoy con mis perros, mis peces, mis tortugas y mis plantas. ¡Me encanta todo eso! Camino, hago gimnasia y generalmente empezamos los ensayos a las tres de la tardepara terminar entre diez y media y once. Más tarde de eso no porque me canso. Voy a cumplir 60 años, así que por mucha energía que le ponga me canso más que antes.

P.: ¿Y usted Mahler, qué hace en su tiempo libre?

A.M.: Suelo dedicarlo a ver conciertos y óperas en DVD. También disfruto mucho haciendo gimnasia. Y lo más importante: desde hace tiempo estoy estudiando piano con una gran maestra, Edda María Sangrigoli. Fue como una inyección que me permitió descubrir otras cosas en la música. Estudiar a Chopin o Beethoven a los 47 años no es lo mismo que hacerlo a los veinte.

Entrevista de Patricia Espinosa

Dejá tu comentario