Emplazan en el Tigre una instalación de Eduardo Pla

Espectáculos

La característica región del Puerto de Frutos de Tigre se ha enriquecido con el emplazamiento de una singular instalación de Eduardo Pla, de grandes dimensiones. Son cuatro metros de diámetro desarrollados a través de tecnología 3D y computer design combinados con técnicas de arte tradicional. Estará en exhibición hasta fin de noviembre y fue realizada especialmente por pedido de Casa FOA.

El proyecto de remodelación de los edificios para la actual edición de esta exposición de diseño y arquitectura interior, estuvo a cargo de los relevantes arquitectos Bodas-Miani-Anger, que lograron armonizar su propuesta con las características portuarias de la zona. 

En esta ocasión, una vez más, la obra de Pla (1952) se constituye en una instancia propicia para la interacción humana. Sus proyectos incluyen a los interlocutores en el proceso de producción de la obra y el espectador, por su parte, contribuye a producir el sentido. Son obras que evidencian su rica y diversa formación artística. Cursó estudios de arquitectura y diseño, de comunicación audiovisual en Buenos Aires, así como de arte digital y animación por computadora en Los Angeles, y de escenografía y realidad virtual en Milán, donde abrió su propio estudio en 1991.

Entre sus últimas propuestas, el año pasado presentó «Esfera asimétrica», en Piazza Santa Maria Novella, Florencia; y en paralelo con la Bienal de Arte y el Festival Internacional de Cine de Venecia, participó en el Open 2007, donde fue presentado por el crítico italiano Achille Bonito Oliva. En la Tercera Bienal Internacional de Arte de Beijing 2008, en el pasado mes de julio, su obra encarnó el espíritu de paz y armonía que simbolizan los Juegos Olímpicos. Realizó «Global Reflections», una gran escultura en metal pulido como un espejo que reflejaba el entorno.

Su obra expuesta en muestras locales e internacionales, ha sido ganadora de premios internacionales, entre ellos, el Primer Premio en el Art Addiction de Venecia (1998); y hace más de dos décadas, en 1987, el Award of Excellence in Computer Art, de Nueva York, por «Arcimboldo», inspirada en el artista italiano del siglo XVIII, en la que realizó la representación tridimensional de una obra paradigmática de ese singular creador.

Colección Limonta (1988) fue su primera experiencia de aplicar la tecnología en los soportes textiles. Otro ejemplo de su arte aplicado fueron las figuras y el video que realizó a partir de la colección de muebles, objetos y alfombras diseñados por el grupo italiano Alchimia (1990). En su propuesta para la Expo-Moscú (1990) recreó, en forma y color, proyectos en blanco y negro realizados por el arquitecto y reconocido diseñador-Alessandro Mendini.

También compuso imágenes virtuales en fotografías en blanco y negro, sobre la colección Alessi Falstaf (1991). En el proyecto Colección Alessi (1993), Pla fue uno de los cien artistas seleccionados para decorar los diez mil floreros de porcelana diseñados por Alessandro Mendini. Pla buscó enriquecer la percepción del espectador con nuevas formas de interacción y comunicación.

El reconocido crítico francés Pierre Restany (1930-2003), quien había invitado a Pla a representar a la Argentina en la primera edición de «Open», una exposición de esculturas al aire libre que tuvo lugar en el Lido de Venecia, 1998, señaló: «Vimos llegar 'Eschermanía', en homenaje al eximio dibujante holandés en el centenario de su muerte. Un octaedro gigante de 216 metros cuadrados. Una estructura de aluminio recubierta por peces voladores de colores amarillos, rojos y azules, impresos sobre tela vinílica. El gigantesco objeto suscitó la sorpresa primero y luego el aplauso del público».

En el interior de la Villa Meda, Milán, Pla presentó la instalación «Los mil rostros de Cristo y María» (2000), grandes estampas realizadas por computadora ubicadas en el claustro. En ese mismo año, su muestra en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, cuyo curador fue el autor de esta nota presentó una serie de proyectores de datos que recreaban grandes figuras.

En «Iconos argentinos», 2005, desplegó ese concepto de «Las mil caras», a la manera de una serie integrada por retratos de figuras populares en la Argentina. Rostros de personalidadesconvertidas en íconos de la cultura, el espectáculo y la política: Carlos Gardel, Jorge Luis Borges, el Che Guevara. En estas propuestas planteó un diálogo entre diseño gráfico, arte digital y un soporte de larga tradición, en la huella del coreano Nam June Paik afincado en Nueva York.

«Mis mosaicos digitales nacieron con la necesidad de relatar en una imagen, la vida de un personaje. He llamado a esta técnica mosaico digital porque se basa en el milenario arte del mosaico. A diferencia de éste, la composición de mis representaciones, no sólo es cromática, sino que está realizada digitalmente, utilizando distintas imágenes de la vida del personaje», señaló Pla.

En la producción de Pla, las nuevas tecnologías de las computadoras operan consiguiendo dos efectos inmediatos: la posibilidad de generar nuevas formas, pero a la vez, recrear y reutilizar representaciones anteriores. Tanto las inmóviles/ espaciales (pintura, escultura, fotografía, dibujo), como desarrollos móviles/temporales ( cinetismo, cine, video) se realizan a través de programas y experiencias donde lo digital y sus posibilidades pasan a ser un medio autónomo de creación.

En la obra de Pla no se trata de reproducción sino del desarrollo de nuevas formas de producción. La realidad virtual no copia sino que ofrece su realidad distinta con nuevas representaciones. Una de las metas del artista digital es romper la alienación del individuo en la sociedad contemporánea, para establecer nuevas relaciones entre ambos.

Dejá tu comentario