Nobel: protesta de casas de apuestas

Espectáculos

La dudosa gravitación literaria del Premio Nobel de Literatura volvió a quedar de manifiesto una vez más, durante el fin de semana, por la protesta de algunas casas apostadoras de Europa, que sostuvieron que la filtración del nombre de Jean-Marie Gustave Le Clézio hizo caer fuertemente su valor en las apuestas. En realidad, una protesta bastante poco decorosa para un honor literario.

Más allá de eso, la Academia Sueca también está preocupada de que su decisión de entregar a Le Clézio el Premio Nobel pueda haberse filtrado antes del anuncio. El secretario permanente de la Academia, Horace Engdahl, declaró al diario sueco «Dagens Nyheter» que tiene intenciones de investigar el asunto, pero que no estaba claro que la información hubiera salido a la luz prematuramente, o cómo sucedió.

Un alto funcionario de la Academia dijo que Engdahl no haría más comentarios sobre el tema más allá de los que ya ofreció a los medios suecos. El jueves, la academia anunció que el autor francés Le Clézio había ganado el Nobel. Las posibilidades de que Le Clézio ganara, que en buena parte están determinadas por el número de apuestas, cayeron severamente en los días previos al anuncio, elevando las sospechas de una filtración de información. «Esto no luce bien», dijo Engdahl al diario. «Es la primera vez que siento que algo pudo haber pasado, pero también hubo una ola de especulación que comenzó en París. Cuando estuve allá el fin de semana pasado tuve la sensación de que algunos creían fuertemente en Le Clézio», agregó.

El jefe de la agencia de apuestas británicas Ladbrokes'Nordic, Lasse Dilschmann, afirmó que las posibilidades a favor de Le Clézio cayeron de 15 a 1 a fines de septiembre. «Las posibilidades estaban muy por debajo de 2 cuando cerramos la apuesta», dijo. «Es muy inusual para nosotros cerrar una apuesta. Hasta donde sabemos ha ocurrido sólo una vez antes en Suecia», agregó.

Engdahl destacó que la lista de la Academia para la entrega del premio se había filtrado sólo una vez en el pasado, cuando el portugués Jean-Marie Gustave Le Clézio: en muchos diarios del mundo se publicó que sería el casi seguro ganador.

José Saramago recibió el Nobel en 1988. «Si algo anormal ha ocurrido nosotros tendremos que intensificar nuestras rutinas», declaró. La Academia Sueca fue fundada en 1786 y ha decidido al ganador del premio de literatura desde que fue entregado por primera vez en 1901. A lo largo de su historia, escritores de altísimo valor literario e importancia histórica indiscutible, como Marcel Proust, James Joyce o Jorge Luis Borges, fueron ignorados por la Academia, que en cambio premió a escritores mediocres y hoy sepultados por el olvido. Pese a eso, el prestigio del Nobel, misteriosamente, aún se mantiene.

Dejá tu comentario