Rio comenzó a vivir su tradicional Carnaval

Espectáculos

Rio De Janeiro (AFP) - Millones de brasileños tomaban las calles este fin de semana para celebrar en diversos puntos del país el popular Carnaval, que tiene epicentro en Rio de Janeiro y que además de desfiles, bailes, sudor y cerveza quedó marcado por un sorprendente robo de obras de arte en la "Ciudad Maravillosa".

Desde el viernes y por cinco días consecutivos en Brasil se hablará, además del portugués, un único idioma: el del carnaval.

Sin embargo, otro tema ocupó la atención de los medios, pues en Rio la "mayor fiesta del mundo" se vio opacada por un robo de valiosas obras de arte a plena luz del día.

La vasta Operación Carnaval, que moviliza en todo el estado a 32.000 agentes de la Policía Federal (PF), Militar (PM) y Civil, se concentra en Rio y principalmente en la turística zona sur y alrededores del majestuoso Sambódromo (donde habrá unos 5.000 efectivos), pero el golpe ocurrió cerca de esa zona, en el popular barrio de Santa Teresa.

La celebración del Carnaval genera dos corrientes opuestas: la de miles de personas que huyen de las grandes ciudades hacia los balnearios o casas de campo y la de otros tantos que llegan para participar en los desfiles.

Así, en Rio, donde se calcula la llegada de unos 700.000 turistas, hubo serias dificultades en las vías que salen de la ciudad hacia la denominada Región de los Lagos y bajo un calor agobiante los embotellamientos llegaron a más de 30 kilómetros, con miles de carros atascados.

Los 14 km del puente que une Rio con el municipio de Niteroi estaban atascados y varias avenidas de acceso al centro colmadas por miles en desfiles callejeros.

La zona de Cinelandia, en el centro de Rio, concentraba ayer una gran cantidad de personas por el paso del tradicional grupo "Cordao de Bola Preta", que reunió a más de 45.000 personas, cientos de ellas disfrazadas con máscaras, pelucas, trajes de fantasía, tocando percusión y bebiendo cerveza.

Un desborde generalizado con las calles convertidas en pista y en baño público y la calzada en estacionamiento ganó el centro, aturdido por tambores y bocinas.

En Recife (estado de Pernambuco, nordeste), decenas de miles de personas tomaron las calles de la ciudad y participaron del desfile del denominado mayor 'cordao' del mundo, según el libro Guiness, el del 'Gallo de la Madrugada', vigente desde 1978.

Unos 25 tríos eléctricos (carrozas con grupos musicales) participan en el Carnaval local.

Tras la quema de fuegos y el toque de clarines, un carro con un gigantesco muñeco de un gallo movilizó a 1,5 millones de personas, la mayoría vestida de amarillo y verde, para alentar la esperanza que Brasil salga campeón en el Mundial de Alemania-2006.

"Si Brasil logra el hexa (campeonato) en la Copa, desfilamos de nuevo", dijo el presidente del Galo, Eneas Freire.

De su lado, la mayor urbe brasileña, Sao Paulo, tuvo el viernes en su Sambódromo y ante 30.000 espectadores la inauguración carnavalera con el paso de ocho escuelas de samba, entre ellas la de hinchas del club de fútbol Corinthians, la 'Gavioes (gavilanes) da Fiel', que terminaron corriendo en la pista para cumplir en tiempo su desfile.

En Salvador de Bahía (nordeste), el ritmo axé se unió al rock, pues el cantor de la exitosa banda irlandesa U2, Bono Vox, centró las miradas el viernes al participar junto a sus compañeros.

Sin embargo, decepciónó al no desfilar con el trio "Expresso 2222", comandado por el cantante y ministro de Cultura, Gilberto Gil.

No fue el único rockero rendido a la magia carnavalera brasileña: los escoceses de Franz Ferdinand tocaron en Rio el jueves y el viernes fueron al Sambódromo para el desfile de escuelas infantiles y visitaron el ensayo de la "Académicos da Rocinha".

Dejá tu comentario