Un brillante policial de enigma al estilo clásico

Espectáculos

En la línea de las novelas de Agatha Christie, con Daniel Craig como detective.

Comedia elegante, inteligente, entretenida, con un elenco de primera, diálogos sabrosos, libreto lleno de sorpresas, refinada ambientación, bastante buen ritmo y un final casi inesperado, directa candidata al próximo Oscar y otros cuantos premios, “Entre navajas y secretos” es un excelente homenaje a las deliciosas tramas de Agatha Christie, Ruth Rendell, John Dickson Carr y Arthur Conan Doyle, y también a films como “Crimen por muerte” y la serie “Columbo”. Palabras mayores, pero el guionista y director Rian Johnson se pone a la altura, y hasta consigue darles una puesta al día.

Estamos hablando del “whodonit”, traducible como ¿quién lo hizo?, un tipo de intriga policial que requiere perfecto engranaje, como, por citar dos muy buenos ejemplos locales, “La muerte camina en la lluvia”, de Carlos H. Christensen, y “Punto muerto”, de Daniel de la Vega. En el caso que ahora vemos, la receta empieza con elementos convencionales que se irán alterando: un rico escritor de novelas de misterio que muere misteriosamente, unos cuantos herederos posibles, ninguno de los cuales practica la amabilidad, un curioso detective que al comienzo parece menos inteligente de lo que es, y una lujosa mansión de viejos tiempos. No diremos más, salvo que el mayordomo no es el asesino, simplemente porque no hay mayordomo. En cambio hay una inocente y preciosa ama de llaves, papel en que se luce Ana de Armas.

La rodean el inglés Daniel Craig haciendo de detective sureño, Christopher Plummer, Jamie Lee Curtis, Michael Shannon y otros buenos (y otros no tanto pero con más cartel), todos disfrutando sus roles, porque ésta es una película para que todo el mundo pueda disfrutar, incluso el público que nunca leyó a doña Agatha. En resumidas cuentas, y aunque se estire un poquito más de la cuenta, un placer.

“Entre navajas y secretos” (“Knives Out”, EE.UU., 2019). Dir.: R. Johnson. Int.: D. Craig, A. de Armas, J. L. Curtis.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario