Un curioso elogio de la viveza criolla

Espectáculos

«Estrellas» (Argentina, 2007, habl. en español). Dir.: F. León y M. Martínez. Documental.

Allá por 1992, en la entrega de los premios Cóndor de Plata de Cronistas, resultó ganador del rubro revelación masculina el niño Eduardo Saucedo, protagonista de «Las tumbas», de Javier Torre. Se presentó, en nombre del chico, un personaje muy simpático, que habló de su grupo de teatro de Villa 21, preguntó «si los villeros hemos crecido hasta llegar a la cultura, o la cultura ha bajado hasta el nivel de la villa», entusiasmó a la audiencia, y se llevó el premio.

Dos días más tarde, llamó a Cronistas el cura del hogar para niños de la calle donde estaba viviendo el chico, que ya no paraba más en la villa. A él, la invitación para el acto no le había llegado. Tampoco le llegó el premio. El entonces secretario de turno mandó hacer otro, y se aseguró, esta vez, de entregárselo al ganador en manos propias.

Esta anécdota no figura en «Estrellas», un documental cuyo protagonista es, precisamente, el referido pícaro, que ahora conduce, en la misma villa, una agencia de extras para cine y televisión. Coloca gente que «trabaja de pobre», evita robos y borrachos durante los rodajes, dice cobrar 20 por ciento de comisión, y, en una entrega de los Martín Fierro de Aptra, recibe el premio otorgado a Adrián Caetano como mejor director por «Tumberos», y vuelve a preguntar ese asunto de la cultura en el subibaja.

En fin, nadie es perfecto, y, puestos a analizar, entre lo que hace este hombre desde su agencia, y lo que hacen unos cuantos (incontables, e impresentables) punteros políticos desde sus respectivos despachos, bien se nota una diferencia. Siempre que uno sepa con los bueyes que ara. Conviene saber también que una casilla como la que acá se levanta en apenas 3'26" para hacer una demostración de eficiencia, en menos tiempo se vuela, porque no la han ajustado ni siquiera con la cinta habitual de los escenógrafos profesionales.

En suma, pintoresquismo, elogio de la viveza criolla, registros de una película de cienciaficción donde los marcianos invaden la tierra y los villeros los reducen con barro podrido y agua servida, y un festival de cine en una canchita de fútbol, donde se pasan algunos de los 30 films, 40 cortos, 30 publicidades, etc. que registra la agencia, incluyendo escenas armadas para los «realityshows» de Moria Casán, publicidades para la anterior campaña presidencial, y otras actuaciones. Curioso, discutible, a veces divertido.

P.S.

Dejá tu comentario