Un tema ríspido, pero que falla en el enfoque

Espectáculos

El tema es fuerte, dramático y pocas veces tratado en el cine: el robo de bebés. Crimen que según asegura el director Miroslav Terzic en los créditos finales, es preocupantemente común e irresuelto en Serbia. Sin embargo en ésta, su segunda película, el lado criminal es dejado de lado ya que el énfasis está en el drama psicológico. Protagonista absoluta de “Cicatrices”, Snezana Bogdanovic ofrece una compleja actuación como una modista de clase media encerrada en si misma, lo que no ayuda a la relación con su marido y su hija adolescente, obsesionada por la idea de que hace casi dos décadas los médicos la engañaron cuando dio luz a un hijo que, según lo que le dijeron, no sobrevivió al parto. Ella nunca creyó eso, debido a irregularidades varias, y sigue sin creerlo, por lo que está determinada a llegar a la verdad de lo que le arruinó la vida. Acecha sospechosos, acosa a los médicos e incluso logra la empatía de un empleado que le va dando acceso a los hechos de tanto tiempo atrás.

Terzic aprovecha al máximo una fotografía que captura los climas dramáticos y la arquitectura de los suburbios de Belgrado. Pero, en cuanto a la narración, a “Cicatrices” le falta un poco de garra, tal vez porque al soslayar las características de thriller que necesariamente son parte del argumento, todo se vuelve pretencioso y extremadamente serio. Con todo, el tema es interesante y poco visto, y notable la actuación de Bogdanovic.

“Cicatrices” (“Savovi”, Serbia - Croacia, 2019). Dir.: M. Terzic. Int.: S. Bogdanovic, M. Bacovic, J. Stojiljkovic.

Dejá tu comentario