Edición Impresa

Fiat y Renault analizan fusión para superar crisis automotriz

Si la operación se concreta, surgirá el tercer grupo automotor mundial detrás de Toyota y Volkswagen. La nueva megaempresa estaría valuada en más de 35.000 millones de dólares a la cotización actual.

Milán y París. Chrysler reveló ayer que inició gestiones para una fusión “equilibrada” con el grupo francés Renault. Busca así enfrentar los crecientes costos generados por los cambios tecnológicos y regulatorios que tienen en crisis a la industria automotriz en todo el mundo. De concretarse la fusión, se creará el tercer fabricante de automóviles más grande del mundo con un capital equivalente a 35.000 millones de dólares.

La operación además alteraría el panorama competitivo para rivales como General Motors y el fabricante de Peugeot, PSA Group, que recientemente sostuvo conversaciones no concluyentes con Fiat Chrysler (FCA).

Fiat informó que estima en más de 5.000 millones de euros (unos 5.600 millones de dólares) las sinergias anuales que se traducirán en ahorro de gastos, sumadas a las ya existentes en la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi.

El portafolio de marcas proporcionaría una cobertura completa del mercado con presencia en todos los segmentos clave de lujo y premium, como Maserati y Alfa Romeo, e incluiría a Fiat, Renault, Jeep y Ram así como vehículos comerciales.

Por su parte, Renault ayer confirmó que había recibido la propuesta del grupo italoamericano FCA con interés y que la consideraba amistosa. Y admitió que analiza esa posibilidad. “Tras haber revisado atentamente los términos de esta proposición amistosa, el Consejo de Administración de Renault ha decidido estudiar con interés la oportunidad de este acercamiento, que refuerza la huella industrial del Grupo Renault y genera valor adicional para la Alianza”, señaló el grupo en un comunicado.

La unión de ambas compañías supondría la creación de un grupo automovilístico líder en ingresos, volúmenes, rentabilidad y tecnología, con unas ventas totales de 8,7 millones de vehículos al año.

Frente al anuncio, las acciones de Renault se dispararon un 12% en la bolsa de París y superó los 56 euros. En tanto que los papeles de Fiat subieron un 7,98% en la bolsa de Milán y se situaron por encima de los 12 euros.

La nueva firma se ubicaría en el tercer lugar en la industria automotriz mundial, por detrás de la japonesa Toyota y la alemana Volkswagen.

Pero algunos analistas también advirtieron sobre grandes complicaciones, incluida la alianza existente de Renault con Nissan, el papel del Estado francés como el mayor accionista de Renault y la posible oposición de políticos y trabajadores a cualquier recorte.

“El mercado tendrá cuidado con estos números de la sinergia, ya que se ha prometido mucho antes y no hay una sola fusión de iguales que haya tenido éxito en la industria de los autos”, dijo el analista de Evercore ISI Arndt Ellinghorst.

Con estas sensibilidades en mente, FCA propuso una fusión de iguales, completamente en acciones. Después de un dividendo de 2.500 millones de euros pagado a los accionistas de FCA, los inversores de cada compañía recibirían la mitad de la nueva entidad.

Esta naciente empresa sería presidida por John Elkann, jefe del conglomerado familiar Agnelli que controla el 29 por ciento de FCA, dijeron a la agencia Reuters fuentes familiarizadas con las conversaciones. El presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, probablemente se convierta en CEO de la nueva corporación.

La junta de Renault sostendría sesiones de trabajo informales dentro de días y probablemente decidiría la próxima semana sobre si entra en un acuerdo con FCA para proceder con las negociaciones para la fusión, dijeron dos fuentes.

El viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, saludó la propuesta de fusión pero dijo que Roma podría necesitar adquirir una participación, equilibrando el 15% del Gobierno francés en Renault, que se diluiría a 7,5% del grupo combinado. En una carta a los empleados citada por Reuters, el presidente ejecutivo de FCA, Mike Manley, también advirtió que una fusión podría tardar más de un año en sellarse.

Agencias Reuters, ANSA, EFE y AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario