Dólar tras el acuerdo con el FMI: ¿Cuánto puede caer la brecha con el oficial?

Finanzas

A la espera de su aceptación en el Senado, las brechas cerraron la semana en torno al 77%, el menor nivel desde octubre 2021. En el mientras tanto, el dólar oficial sigue con subas por debajo de la inflación. ¿Se puede mantener la tendencia? La opinión de los analistas.

La aprobación en Diputados del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio algo de oxígeno a una economía que se encuentra presionada por varios frentes. En este marco, los dólares experimentan un "veranito cambiario" sosteniendo la tendencia bajista y achicando la brecha con el dólar oficial. En principio, son varios los factores que intervienen para que esto ocurra. Entre ellos se encuentra la suba de tasas, la presión inflacionaria y un escenario nuevo que parece despejar posibles turbulencias en el corto plazo.

El 27 de enero un día antes del primer pago al Fondo Monetario, los dólares financieros y el dólar blue experimentaron valores máximos. El dólar informal llegó a cotizarse en los $222,50, el dólar MEP a $223,75 y el CCL "contado con liqui" en los $231,17. A valores actuales, el dólar blue cotiza a los $202, el MEP a $187,41 y el CCL a $190. De esta manera, el dólar blue se derrumbó 9% mientras que el MEP y el CCL lo hicieron en un 15% y un 17% respectivamente.

Pero el dato clave son las brechas: frente al dólar oficial, el blue cerró el viernes - en suba- con un spread del 88% mientras que con el dólar MEP la brecha es del 75% y el CCL al 78%. Para evitar un brusco salto devaluatorio que impactaría de lleno en la economía, la estrategia apunta a una reducción de la brecha en donde las distintas versiones del dólar en la bolsa sigan a la baja mientras que el oficial mantiene las subas moderada por debajo de la inflación. ¿Pero por cuánto tiempo podrá sostenerse? en Ámbito consultamos a distintos analistas en el tema.

"Esta semana concluye con una brecha en torno al 77%, el menor nivel desde octubre 2021. Las cotizaciones paralelas se movieron a la baja por el optimismo generado a partir de la expectativa de aprobación del acuerdo con el Fondo (que implica el cese progresivo de la emisión monetaria, principal factor que venía fogoneando la brecha). El acuerdo tiene una meta de acumulación de reservas, que se lograría vía superávit de cuenta corriente, lo cual vuelve endógeno al tipo de cambio (si faltan dólares, tiene que subir el tipo de cambio, y viceversa). Cuánto más se actualice el tipo de cambio oficial, menores serán las expectativas en torno a un dólar atrasado, lo cual quita presión a la brecha cambiaria", expresó Paula Malinauskas, Economista de la consultora LCG.

"La brecha con los dólares alternativos puede reducirse aún más, pero esperamos que permanezca alta. El acuerdo con el FMI fue una buena noticia que alejó los temores de una disparada del dólar, y en este sentido también jugó a favor la expectativa de mayores ingresos de divisas por la suba de los commodities y por los fondos frescos del FMI. Los dólares financieros habían subido ante el temor de que se caiga el acuerdo y esta noticia trajo algo de alivio. En este contexto entra a jugar otro factor, que es el carry trade. La suba de las tasas de interés (que probablemente continúe) favorecen el traspaso a pesos en el corto plazo. La cuestión es cuánto durará eso, porque eventualmente algunos de los ahorristas querrán pasarse a dólares nuevamente y eso empujaría la cotización del dólar", planteó Isaías Marini, economista de Econviews en diálogo con Ámbito.

"En este escenario, es probable que la brecha caiga algo más, tal vez a un 70%, pero difícilmente baje más allá de eso. Esto es así porque el acuerdo no implica ningún tipo de medida que apunte efectivamente reducir la brecha, y de hecho el FMI avaló que el gobierno cuente con mayores facultades para el control de capitales. Además, el tipo de cambio real permanecerá planchado y no es suficiente con este nivel de reservas, por lo que el Central no dudará en apretar el cepo cuando lo crea conveniente. Y cuando ello sucede, la brecha sube", estimó el economista.

Por su parte, Pablo Repetto Director de GRA Consultora advirtió sobre la posibilidad de una brusca suba en el "contado con liquidación": "Hay un riesgo que está asociado con la cantidad de pesos que está circulando en el mercado. Nosotros seguimos la relación del M3 en pesos promedio medido en CCL. Este valor da la emisión que ha habido y la baja que ha tenido el CCL en las últimas semanas, ha llevado al M3 medido en CCL a los máximos de todo el gobierno de Alberto Fernández. En ocasiones anteriores, cuando se ha tocado estos máximos han tenido un ajuste de ese valor por medio de una suba importante del CCL. Esto podría pasar nuevamente o podría no ocurrir. Para que no ocurra, tiene que haber un cambio de expectativas".

En ese sentido, el economista calificó de "light" el acuerdo con el Fondo y marcó las dificultades que plantea el contexto internacional para el cumplimiento de las metas. Aquellas dificultades están relacionadas a las suba del precio internacional del gas - que el gobierno Argentino deberá pagar tres veces más que lo estimado al principio del 2022- generando inconvenientes en la balanza cambiaria y fiscal. En ese sentido, Repetto aseguró: "Eso no quiere decir que la brecha no se pueda mantener durante un tiempo en estos niveles o bajar un poco. Pero hay riesgo de que haya una sobrereacción positiva y en algún momento rebote y cuando reacciona, reacciona generalmente fuerte".

La estrategia del Banco Central

En otro sentido, Pablo Repetto agregó que la estrategia del organismo respecto al tipo de cambio de oficial podrá sostenerse por un tiempo pero no por mucho: "Si no fuera por la apreciación de monedas emergentes sería un problema. Porque el ritmo está bastante por debajo de la inflación. Si bien la inflación internacional es elevada y ayuda, la inflación local está siendo más alta de lo que se presumía. Hoy por hoy, el Banco Central está siendo favorecido por las monedas emergentes como el real". Y concluyó: "En la medida en que este tema se mantenga así, el BCRA quizás tenga que acelerar el ritmo de devaluación pero lo mantendría controlado".

Dejá tu comentario