Dólar, reservas y bolsa: cómo golpea la crisis china a la Argentina

Finanzas

China atraviesa una crisis económica que afecta la evolución de su desarrollo y el precio del yuan. El mundo siente el efecto y Argentina no escapa del fenómeno.

La economía china está sufriendo una desaceleración en su crecimiento, que rondó por varios años el 5% anual de forma constante, y terminará el 2022 con un incremento del 3%, según las estimaciones. Esta dinámica está relacionada principalmente con el hecho de que las diversas medidas contra el Covid-19 que viene aplicando el país oriental cerraron la economía y eso afecta el comercio internacional y al consumo local, lo que redunda en un efecto negativo para la actividad.

De hecho, en el último tiempo, el yuan, la moneda china, viene sufriendo una fuerte depreciación respecto del yen y del dólar a nivel internacional. “El yuan se deprecia frente a un dólar que se fortalece en el mundo y empieza a flaquear ante una incertidumbre de lo que va a pasar en el corto plazo en el gigante asiático”, describe el economista Federico Glustein en diálogo con Ámbito.

Y es que, según apunta el economista de EcoGo, Lucio Garay Méndez, en el territorio chino “todavía hay una disputa entre las políticas restrictivas (por el Covid-19, que el país quiere mantener en cero casos) que afectan negativamente a la actividad y las expansivas del banco central local, que van en el sentido contrario”.

El yuan y el dólar.
El yuan y el dólar.
El yuan y el dólar.

Esto tiene repercusión en la economía mundial, dado el lugar preponderante que ha alcanzado el gigante asiático en el mundo actualmente y, desde ya, la Argentina no es la excepción. ¿Cómo golpea el efecto China a la economía local, sobre todo teniendo en cuenta tres ejes centrales: dólar, reservas y bolsa?

Dólar y reservas: doble golpe por el swap y exportaciones

Tal como advierte Eliana Scialabba, directora Ejecutiva del Centro de Estudios Económicos Argentina XXI (CEEAXXI), “nuevos confinamientos podrían suponer un freno en el comercio entre los países” y señala que, países como Argentina, tan dependientes del gigante asiático, deberían ponerse alerta, sobre todo porque la llegada de nuevos confinamientos podría suponer un freno en el comercio y, en ese caso nuestra nación vería una fuerte caída en sus exportaciones.

La mirada de la economista se basa en el hecho de que China es el segundo mayor socio comercial de Argentina, después de Brasil y, por ejemplo, el año pasado, el comercio bilateral alcanzó un volumen de u$s17.830 millones, un número considerable teniendo en cuenta que el total de exportaciones del país alcanzó los u$s78.000 millones en 2021.

El número de ventas a China está compuesto principalmente por productos derivados de la soja, camarones y pescado, carne y vino, que es lo que Argentina más exporta a ese país, pero, por otro lado, el gigante asiático es el país del que se importan más productos, por lo que el saldo comercial con esa nación fue negativo por u$s7.239 millones el año pasado.

BCRA Banco Central

En consecuencia, Scialabba señala que, “en un escenario de escasez de reservas, el menor ingreso de divisas presionará aún más sobre el stock de activos del Banco Central (BCRA), lo que presionará cada vez más el ritmo de depreciación”.

Pero ese no es el único impacto que podría sufrir el BCRA como consecuencia de la crisis china. Glustein menciona como un elemento clave también el hecho de que, al caer el yuan, el swap con China vale menos en dólares y, como se ha visto que sucedió en el último tiempo, esto genera una caída en el volumen de las reservas totales, que hoy están en u$s37.500 millones en términos brutos.

Inversiones y bolsas en baja

Otro elemento que se menciona como una variable a tener en cuenta es el hecho de que una parte importante de las inversiones en territorio argentino cuentan con capitales chinos, por lo que Glustein advierte que “podría haber coletazos en ese sentido, sobre todo a nivel financiamiento”.

Y esto está directamente relacionado con la dinámica de los fondos de inversión, ya que, por otra parte, el desplome de la bolsa de China tendrá también un impacto negativo en los mercados de capitales emergentes, que son grandes receptores de capitales e insumos de ese país, entre los que se encuentra la Argentina.

De hecho, los bonos y acciones de Argentina tuvieron una jornada negativa y, en la City, advierten que “habrá que ver cómo continúa la dinámica en el gigante asiático”.

Así, tal como indica Lucio Garay Méndez, “el efecto es sobre todo de mayor incertidumbre” y anticipa que, mientras se siga dando esta situación de crisis en el país de oriental, habrá más ruido para la economía local.

Dejá tu comentario