Para ahorristas: ¿en qué invertir hoy $200.000?

Finanzas

Aquellos que busquen invertir sus ahorros deberán seguir de cerca la evolución de este volátil contexto local e internacional para intentar preservar su dinero y optimizar rendimientos.

Luego de que el Banco Central dispusiera el cepo sojero, los primeros resultados disiparon la estabilidad lograda a partir de la acumulación de reservas impulsada por la medida de dólar soja. Con ello, el blue, pero sobre todo los dólares financieros comenzaron a recalentarse, anotando valores máximos en dos meses que superan los $300. A este escenario, se suma la inflación local que continúa deteriorando el poder adquisitivo y se acelera al punto de que ya los analistas la estiman cerca de un 100% para todo 2022.

Por su parte, el contexto internacional también se presenta fluctuante luego de que la Fed subió nuevamente las tasas de interés en 75 puntos básicos, con el fin de erosionar el incremento general de precios. Y en sus proyecciones resaltó que los costos de endeudamiento avanzarán hasta 4,4% para fines de año y menguará el crecimiento del PIB a 0,2% en 2022 para recuperarse a una expansión de 1,2% en 2023, bien por debajo del potencial de producción.

En efecto, aquellos que busquen invertir sus ahorros deberán seguir de cerca la evolución de este volátil contexto local y foráneo para intentar preservar su dinero y optimizar rendimientos. En ese sentido, especialistas bursátiles consultados por Ámbito.com ofrecieron sus recomendaciones para llevar a cabo diferentes formas de inversión, si cuentan con un capital de unos $200.000.

Consejos para perfiles más conservadores

Damián Vlassich, analista de Equity en IOL invertironline, sostuvo que para este tipo de inversores moderados sería conveniente contar con instrumentos de renta fija como el bono T2X4, el cual ajusta su capital por CER o inflación y vence en julio del 2024. Por otro lado, también consideró como alternativa apropiada adquirir el bono TB23P, que se incrementa por tasa Badlar o la mayorista, lo cual podría traer un diferencial de rentabilidad en caso de que el BCRA prolongase la escalonada suba de tasas de referencia que hasta la fecha alcanzan un 75% (TNA).

Además, sugirió el Fondo Común de inversión (FCI) AdCap Pesos Plus, el cual tiene un rendimiento similar al plazo fijo tradicional, pero cuenta con la ventaja de poder ser rescatado en cualquier momento. De este FCI, destacó también su múltiple composición con preponderancia en letras CER del tesoro que operan como resguardo ante la variación de precios.A su vez tiene tenencias en bonos CER del tesoro a mediano plazo, y diversifica con ONs locales y bonos subsoberanos que tienen tasa Badlar”, indicó el especialista.

Para Maximiliano Bagilet, asesor financiero de TSA Bursátil, reconoció como extremadamente importante posicionarse en una “cartera electoral”. Es decir, con instrumentos que permitan reducir la volatilidad que veremos en los próximos meses antes de la elección general que se dará en 2023. En este caso, sostuvo como eje principal buscar cobertura cambiaria, sin dejar de tomar riesgos a través de tres activos financieros.

“Para un perfil minorista prudente, con pesos disponibles, recomendamos invertir en Obligaciones Negociables (ONs) de empresas como Celulosa o IRSA, que no tienen montos mínimos, y permiten el acceso al tipo de cambio de manera más barata, ganando un rendimiento en dólares. Otra opción, de corto plazo, sería ingresar en letras del tesoro en pesos a tasa de descuento, que hoy rinden alrededor del 100% anual, y por último podrían adquirirse letras CER, que siguen el ritmo de la inflación”, amplió el analista.

Mariano Temperini, Asesor Financiero de PPI, indicó que podría optarse por una cartera que tenga sólo Fondos Comunes de Inversión (FCIs), debido a que tienen como características sobresalientes poseer montos mínimos de capital y permiten diversificar el portfolio personal de manera sencilla, pero sin asumir demasiadas probabilidades de pérdidas. Además, mencionó que de esta forma se intenta reducir la exposición a la incertidumbre cambiaria doméstica, al incluir mayormente activos dolarizados que serían vitales frente a un posible salto en la paridad.

De acuerdo a las razones enumeradas, Temperini pronunció que la cartera ideal estaría formada por un mix de Fondos Comunes con presencia de FCIs con Bonos Corporativos, FCIs con composición en Bonos Provinciales y FCIs de renta fija local como los de tipo Badlar o dual.

Para los más arriesgados

Desde IOL, Vlassich recomendó para aquellos más audaces: Certificados de Depósito Argentinos (CEDEARs). El economista destacó entre éstos, a Berkshire Hathaway por tu naturaleza tipo “holding” que junto a sus subsidiarias invierten en firmas globales de diversos sectores (aseguradoras, servicios públicos, energía, transporte, manufactura, comercio minorista y servicios). Además, esta compañía cuenta con el respaldo de tener a Warren Buffet como su inversor icónico.

Otra empresa, con mucho potencial de crecimiento según IOL, podría ser Gilead Sciences una biofarmacéutica basada en el descubrimiento, desarrollo y comercialización de medicamentos innovadores, entre los que destacan los direccionados a tratamientos contra el HIV, la Hepatitis y el COVID. “Para dimensionar el tamaño de la compañía, solamente el segmento que se ocupa de tratamientos para el HIV, generó en el segundo trimestre del año ingresos por u$s4.200 millones, lo que representó un crecimiento interanual del 7%”, destacó el especialista.

Del lado de TSA Bursátil, consideraron a la altura de inversores con menor aversión al riesgo y gran apetito de rentabilidad, tener una potente exposición en CEDEARs en la cartera, pero dejando entre sus tenencias una menor proporción de Obligaciones Negociables y títulos de deuda representativos de empresas extranjeras.

Por su parte, Temperini de PPI remarcó que para un perfil más agresivo deberían utilizarse instrumentos con mayor nivel fluctuación. Por ejemplo, aconsejó elevar la cantidad de bonos corporativos, bonos provinciales y poseer menor proporción títulos de Renta fija Local (Fondos CER por ejemplo) y bonos soberanos. Agregó que sólo indicaría muy baja ponderación en renta variable como acciones locales y CEDEARs. "Si buscamos un poco más de cobertura frente al tipo de cambio podemos directamente concentrar todo destinado a renta variable en CEDEARs", concluyó el operador.

Dejá tu comentario